Este libro se gestó en  momentos sombríos; por ello,
está dedicado a quienes, por un motivo u otro, más 
cerca estuvieron entonces. Y, es claro, a Rubén 
Chihade y Gianni Siccardi : siguen cantando.