Dedico este libro a Miguel Ángel Manias,
con quien establecimos las desnudas liturgias
de un amor que se oficia
con todo el corazón hecho raíces