CHAPARRAL PEAK
Doy vuelta a la montaña
discutiendo en mi mente
con este niño pequeño
que no quiere amar
por temor a perderse.

Lo cargo, ahí donde hay lodo,
donde los caballos y las bicicletas
patinaban en la lluvia de ayer.
Este gordito de narices sucias.

Y él discute conmigo:
Qué tal si ella se va -me dice-
qué tal si se aferra.
Entonces qué... tengo miedo.
Estoy solo en la oscuridad.

Cuando estoy con ella,
él es todo lo que ella ve.
Esta oscura versión sin sustancia.
Él se agarra buscando calor.
Se estremece bajo el sol
y los pájaros se alejan cantando.

Le doy el pecho.
Le canto para que se duerma.
Allá abajo pasan dos venados en silencio
dibujando sus huellas en la tierra.
Traducción de Alberto Blanco