LA DISCOTECA DEL PUEBLO
La gran pantalla de video
en la discoteca Estudio 19
en el suelo natal del divino poeta Rubén Darío
crepita y cruje y se aclara
ante la imagen de multimillonarias
estrellas de rock de pelo largo
estilo punk multirraciales
que cantan por el hambre

y los jóvenes sandinistas
en club social antes somocista
reservado para primeras comuniones
de hijas de la burguesía
y sesiones de alarde y borrachera de la Guardia Nacional
oficiales que hacían recuentos de mutilación y atrocidad,
murmuran hasta el susurro,
comienzan a cantar

we are the world...
we are the children...

¡Estudio 19! ¡Cumpleaños de la Revolución!
¡Siempre será 19 de julio en Nicaragua!
el Club Social y la Catedral
fueron los últimos refugios de la Guardia
los días finales en León
todavía se ven los disparos
en los muros frente a la plaza

reconstruido en los primeros años eufóricos del triunfo
digno de la Big Apple o de Sunset Strip
con luz negra, espejos revolventes, luces estroboscópicas

y decidieron dar pases de por vida
a todos los jóvenes que ayudaron a reconstruir el Centro
y cuando entró gratis su amigo Ernesto, Kevin le preguntó
¿participaste en la reconstrucción?
no -dijo- en la destrucción
pero todo es parte del mismo proceso ¿verdad?

y los jóvenes sandinistas regresan después de perseguir contras
se mueven al ritmo de salsa, reggae, rock
o se acoplan bien pegados en las piezas lentas
que no es ni mas ni menos que fajar ahí mismo

pero cuando empieza esa canción todos callan
tararean, saben la letra en inglés
creen que es un fuerte mensaje antimperialista
quieren saber si Michael Jackson
tendrá problemas por cantarla
creen que se dirige a ellos...

Stevie Wonder aúlla en su oscuro universo
Bob Dylan acentúa el arrastre nasal y profético de su voz
Cindy Lauper brinca como centella eléctrica

mientras en la selva los contras devoran niños
bombeando dólares de muerte para poetas y marxistas,
idealistas y cristianos,
revolucionarios y románticos,
madres e hijos...

Bruce Springsteen persigue a James Dean a través de infinitos
  espejos
Willie Nelson contribuye generosamente a la campaña de Reagan
Tina Turner por lo menos parece creer en lo que está cantando

y los jóvenes sandinistas cantan con ellos en lo oscuro
como si en alguna parte hubiera una mágica solidaridad
que transforma todas las posibilidades...

así que cuando oigas esta canción en un aeropuerto,
en una farmacia, en un centro comercial,
en una rockola, en alguna solitaria carretera norteamericana,
cierra los ojos,
cierra los ojos y canta,
canta con las estrellas de alto precio
que asientan un gesto social inofensivo en ocho tracks,
canta con la Juventud Sandinista
en la discoteca del pueblo
en el suelo natal del divino poeta.

Esta canción es un mensaje antimperialista.
Tendrás problemas si la cantas.
Traducción de Mónica Mansour