NI VIDA INTERIOR
Soy todo superficie,
piedra resbalosa
desgastándome con los niños
rodando imposible
desde el sábado temprano hasta la tarde del viernes
sin tomar un respiro,
ni vida interior,
ni poema.
Frótame en tus manos
hasta que brille como la luna.
Déjame caer al pozo.
Nunca tocaré fondo.
Traducción de Luis Cortés Bargalló