SURFEADORES
Porcelana en la ola más delgada
y los rubios altos
como hijos de antiguos vikingos
que no hablan español,

en hordas, flotan
donde el horizonte se estrecha
contra el sueño
viendo hacia fuera

hasta que se levanta la curva lenta
y ellos descienden
en caballos de fibra de vidrio,
dentro de las cavernas de la lluvia

los he visto volver
al crepúsculo, aferrando
sus largas quillas, con los ojos
como el jade del mar.
Traducción de Elsa Cross