Al P. J.G. Haeffner,
a la ciudad de Leipzig,
a la revolución de 1989, pese a todo