Aldo Luis Novelli

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

Algunas consideraciones personales

Siento la poesía como una hembra, una hembra sensual, voluptuosa y esquiva.

Algo me dice que no la voy a atrapar nunca pero igual persevero —cada noche— en el intento. Y eso, de alguna manera, me mantiene vivo.

En lo formal trabajo con un lenguaje llano, seco y urbano, despojado de imágenes, con escasa adjetivación y contaminado de dudosas intenciones irónicas, intentando crear en los textos algún clima, una atmósfera realista y cotidiana que en un instante es fugazmente iluminada por un resplandor que, al impactar en el cuerpo del lector y en función de su propia carga de emotividad, le den al texto dimensión poética.

Me anima personalmente cierto programa poético que consiste en lograr una expresión comunicacional simple que me permita llegar al lector común o al lector desprevenido, y en un segundo código decirle algo más a un lector competente o a un lector sensible. Claro está que estas son, en muchos casos, tan sólo esforzadas intenciones.

Ahora puedo equivocarme y decir que la poesía es una transcripción literal de la realidad, con infinitos errores de tipografía.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Nació el 04-03-57 en la desértica y oxidada arcilla del Neuquén, entre lagartijas y manzanas agusanadas, en una madrugada de juerga y carnaval. Es poeta, cuentista, ensayista, inquisidor del alma humana y habitante de bares nocturnos, (para otros, un mero fabulador). Cursó lo que pudo de la carrera de Ingeniería Electrónica, Contaduría y Análisis de Sistema. Estudió caóticamente la carrera de Licenciatura en Letras y la de Periodismo. Trabaja de Analista de Sistemas para una empresa de computación. Además, en ciertas ocasiones, tiene la osadía de dar a conocer este intrascendente y olvidable curriculum personal.

Libros publicados

Poesía

  • Heridas del Naufragio
  • Delicias de la vida cotidiana de la Vaca
  • Camino cansado entre cuerpos
  • La noche del hastío
  • Pasajeros del vacío
  • Escombros
  • Fábulas de un tiempo absurdo
  • De mitos , leyendas y otras canchereadas criollas

Cuento

  • Heterónimos

Premios y distinciones

Premios en el Concurso Nacional de Poesía de la Fundación del Banco Provincia de Neuquén en diversos años
Ganó la convocatoria “Hoja al Viento” promovida por la Subsecretaría de Cultura de la Provincia del Neuquén

Antologías

  • Poesía Neuquina de los “90”

Otras publicaciones

Ha publicado poemas, cuentos y ensayos en alguna que otra antología y revistas de poesía de la zona (Neuquén – Patagonia - Argentina)

Jurado

Del Fondo Editorial Neuquino

Otras actividades

Edita a poco pulmón y mucho corazón el plegado de literatura “Animal Urbano”.
Integró el grupo de poetas “Poesía en trámite” integrado por 25 poetas de la Patagonia, con los que realizó recitales, espectáculos y performance callejeras. Actualmente se ha juntado con otros poetas y han formado el grupo “Poetas del Montón” que sostienen la pomposamente llamada “Casa de la Poesía” de Neuquén.

.

Aldo Luis Novelli
aldonovelli@yahoo.com

POEMAS
Partes del todo

						
Allí, en cada parte
se encierra el todo,
en cada molécula de lluvia
se lee el próximo diluvio,
en los cerrojos oxidados
el azufre y plomo de la soledad,
y en esa ínfima parte de tus poros
se ocultan las caricias
que nos prohibimos.
Del libro “Camino Cansado entre Cuerpos"
Strip-Tease

						
Los sonidos se entrecruzan,
giran y se desnudan
lanzando pájaros negros contra la pared,
trazos de piel
y pelos vaginales estimulan
el poblado espejo de la estantería.
Hay rastros de sudor y alcohol
en la barra umbrosa   que me sostiene.
Algo me dice
que el descuartizador de Milwaukee
preparó el espectáculo.
Del libro “Camino Cansado entre Cuerpos"
Sueño de una Noche de cebollas fritas

						
Sentado en la roca
bebiendo bocanadas de noche,
temblando con la fría brisa:
     DELIRO
caliente mi sangre:
          DELIRO
quemándome los bordes:
                 DELIRO.
Su cuerpo impaciente,
las caderas ardiendo,
y su sexo avanzando hasta invadirme
        avasallándome sin contemplación.
Qué más da,
si esta imagen ardiente y carnal
no tiene átomos ni moléculas palpables.
Qué más da,
si estoy sentado en la cocina
y son apenas las tres de la tarde.
Del libro “Camino Cansado entre Cuerpos"
De Pie

						
Acá están las historias
   todas las historias del agua,
allí van como un río dorado.
Acá estoy, de pie
frente al hueco blanco,
     insaciable y obsceno,
acá, en la soledad del baño
estoy meando todas las noches de cerveza.
Del libro “Camino Cansado entre Cuerpos"
Escribo

						
Escribo sentado a la mesa
cuando exhaustas las sombras
duermen su sueño obscuro,
rodeado de cadáveres de humo
alumbrado por un osram de 60
hurgando por dentro las arterias,
despeñándome por lo que existe
en el instante se ser nombrado.
Pero sé que no estoy solo,
hay un ser escondido a mi espalda,
hay otra voz que me tortura
en los bordes pulsantes de mi cabeza,
hay un monstruo igual a mí
asustado y perplejo
         detrás de mi sombra.
Del libro “Camino Cansado entre Cuerpos"
Niños tristes

						
Bailotea el trompo
sobre el rastro de la serpiente,
         y ese es todo el circo
         que ellos querían.
Del libro “Escombros"
Reloj

						
Especulé con la rutina de los siglos
transé con los ángulos agudos,
me mentí en agujas adelantadas
pero nada sirvió:
igual llegué tarde al horario de los otros.
Del libro “Escombros"
Circo

						
La elefanta
con la mujer en su lomo,
alzó su cuerpo
apoyándose en una sola pata.
A mí
aún me duelen los hombros
del peso de este día.
Del libro “Escombros"
La mujer del parque

						
Aquella mujer del parque
         blanca y pálida,
que siempre me espera
         está jugando a las estatuas.
Del libro “Escombros"
Almuerzo

						
Qué se plantea la mosca cuando me mira?.
Su diminuto cerebro solo le ordena
comer defecar y procrear
o se pregunta por su alada existencia
y por la mía, en este mundo chato y desparejo.
Qué piensa cuando detenida sobre el cielorraso
me observa almorzar?
hará especulaciones mentales sobre mi hambre
para calcular su futuro almuerzo?.
Nada es tan simple en la mente de los humanos
nada es tan complejo en la vida de la mosca,
pero en este mediodía solitario
me debato entre la caridad cristiana
y las posibles formas del prójimo,
me debato entre invitarla a mi mesa
o saciar con liberal indiferencia
        mi hambre privada.
Del libro “Pasajeros del Vacío"
fablar

						
Hablo, no para dejar de callar
no para expulsar el terror de la muerte
que es silencio infinito,
hablo en la calma de las noches
para saber quién soy,
para reconocerme en el resplandor del velador
sobre un papel garabateado,
hablo cuando todos callan
cuando todos sueñan y nadie me oye
(aunque íntimamente espero que ella me escuche),
hablo conmigo y hablo con mis otros
hablo hasta caer en la ruina de los ojos
anhelando que la noche responda.
Del libro “Pasajeros del Vacío"
Invasión

						
Han venido de las regiones ocultas.
Arrastran tras de sí
una isla recóndita:
la isla del recuerdo.
Son hombres elementales
mujeres inaugurales en la faz de la tierra,
son todos ellos yo mismo
en la prisión del tiempo.
Son ellos, los que me exigen que los nombre.
Del libro “Pasajeros del Vacío"
La camiseta

						
Juancito, el de los dientes podridos
solo quería la camiseta de Boca
para jugar a la pelota en la calle de tierra
y hacer goles como el Beto.
Juancito solo quería saltar y gritar gol
mientras todos aplaudían,
pero adentro el fuego se hizo grande
y el humo le hacía toser
y le ardían los ojos
y el miró asustado
él solo
con sus seis años y su hermanita llorando
la agarró de las piernas y la arrastró para afuera
y se sentó en la vereda,
y se puso a llorar por la camiseta de Boca.
Del libro “Fábulas de un Tiempo Absurdo" sección "Los sueños de Juancito"
El Warner

						
- Otra mudanza mamá?
que bueno, nos vamos a una casa para nosotros mamá?
vamos a tener un patio para jugar a la pelota?
y voy hacer goles como el Diego
y me puedo pintar el pelo de amarillo mamá?
y vamos a tener dos piezas mamá?
si mamá, decime que si...?-
si, es otra mudanza Juancito
nos vamos a vivir debajo de un puente
te va a gustar ver pasar los autos,
ahora ayudame a juntar los nylon juancito
antes que vengan los hombres del gobierno.
Afuera el altavoz gritaba:
"último aviso, apúrense a salir
en cinco minutos desaparecerá todo".
Del libro “Fábulas de un Tiempo Absurdo" sección "Los sueños de Juancito"