Antonin Artaud

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

Texto Surrealista

       El mundo físico todavía está allí. Es el parapeto del yo el que mira y sobre el cual ha quedado un pez color ocre rojizo, un pez hecho de aire seco, de una coagulación de agua que refluye.

       Pero algo sucedió de golpe.

       Nació una aborrecencia quebradiza, con reflejos de frentes, gastados, y algo como un ombligo perfecto, pero vago y que tenía color de sangre aguada y por delante era una granada que derramaba también sangre mezclada con agua, que derramaba sangre cuyas líneas colgaban; y en esas líneas, círculos de senos trazados en la sangre del cerebro.

       Pero el aire era como un vacío aspirante en el cual ese busto de mujer venía en el temblor general, en las sacudidas de ese mundo vítreo, que giraba en añicos de frentes, y sacudía su vegetación de columnas, sus nidadas de huevos, sus nudos en espiras, sus montañas mentales, sus frontones estupefactos. Y, en los frontones de las columnas, soles habían quedado aprisionados al azar, soles sostenidos por chorros de aire como si fueran huevos, y mi frente separaba esas columnas, y el aire en copos y los espejos de soles y las espiras nacientes, hacia la línea preciosa de los senos, y el hueco del ombligo, y el vientre que faltaba.

       Pero todas las columnas pierden sus huevos, y en la ruptura de la línea de las columnas nacen huevos en ovarios, huevos en sexos invertidos.

       La montaña está muerta, el aire esta eternamente muerto. En esta ruptura decisiva de un mundo, todos los ruidos están aprisionados en el hielo; y el esfuerzo de mi frente se ha congelado.

       Pero bajo el hielo un ruido espantoso atravesado por capullos de fuego rodea el silencio del vientre desnudo y privado de hielo, y ascienden soles dados vuelta y que se miran, lunas negras, fuegos terrestres, trombas de leche.

       La fría agitación de las columnas divide en dos mi espíritu, y yo toco el sexo mío, el sexo de lo bajo de mi alma, que surge como un triángulo en llamas.

Por Antonin Artaud
Publicado en "La Révolution Surréaliste", Nº 2 (1925)

Publicado inicialmente en La Máquina del tiempo

La actividad de la Oficina de Investigaciones Surrealistas
Por Antonin Artaud

       El hecho de una revolución surrealista en las cosas es aplicable a todos los estados del espíritu, a todos los géneros de la actividad humana, a todos los estados del mundo en medio del espíritu, a todos los hechos de moral establecida, a todos los órdenes del espíritu.

       Esta revolución apunta a una desvalorización general de los valores, a la depreciación del espíritu, a la desmineralización de la evidencia, a una confusión absoluta y renovada de las lenguas, al desequilibrio del pensamiento.

       Apunta a la ruptura y la descalificación de la lógica a la que perseguirá hasta la extirpación de sus reductos primitivos.

       Apunta a la reclasificación espontánea de las cosas según un orden más profundo y más preciso, e imposible de dilucidar mediante la razón ordinaria, pero de todos modos un orden, y sensible a cierto sentido.... pero igualmente sensible y un orden que no forma del todo parte de la muerte.

       Entre el mundo y nosotros, la ruptura está claramente establecida. Nosotros no hablamos de hacernos comprender, sino en el interior de nosotros mismos, con rejas de angustia, con el filo de una obstinación encarnizada, conmocionamos, desequilibramos el pensamiento.

       La oficina central de las investigaciones surrealistas dedica todas sus fuerzas a la reclasificación de la vida.

       Hay que instituir una filosofía del surrealismo, o lo que pueda surgir.

       Para hablar claro no se trata de establecer cánones o preceptos, sino de encontrar:

1) Medios de investigación surrealista en el pensamiento surrealista.
2) Fijar parámetros, medios de reconocimiento, conductos, islotes.

       Podemos, debemos admitir hasta cierto punto una mística surrealista, un cierto orden de creencias evasivas en relación con la razón ordinaria, pero sin embargo bien determinadas, relativas a puntos bien precisos del espíritu.

       El surrealismo, más que creencias, registra un cierto orden de repulsiones.

       El surrealismo es ante todo un estado del espíritu, no preconiza recetas.

       El primer punto es ubicarse en el espíritu.

       Ningún surrealista está en el mundo, se piensa en el presente, cree en la eficacia del espíritu-espolón, el espíritu guillotina, el espíritu-juez, el espíritu-doctor y resueltamente se confía del lado del espíritu.

       El surrealismo ha juzgado al espíritu.

       No hay sentimientos que formen parte de él mismo, no se reconoce ningún pensamiento. Su pensamiento no le fabrica un mundo al que razonablemente acepta. Desespera de alcanzar el espíritu.

       Pero al fin y al cabo está en el espíritu, se juzga desde el interior, y ante su pensamiento el mundo no pesa excesivamente.

       Pero en la intermitencia de cierta pérdida, de cierta falencia en sí mismo, de cierta reabsorción instantánea del espíritu, verá aparecer la bestia blanca, la bestia vidriosa y que piensa.

       Porque es una Cabeza, la única Cabeza que emerge en el presente. En nombre de su libertad interior, de las exigencias de su paz, de su perfección, de su pureza, escupe sobre ti, mundo librado a la insensibilizadora razón, al mimetismo empantanado de los siglos, y que ha construido tus casas de palabras y establecido tus repertorios de preceptos donde es imposible que el espíritu surreal no explote, el único capaz de desenraizarnos.

       Estas notas que los imbéciles juzgarán desde el punto de vista de lo serio y los astutos desde el punto de vista de la lengua, son uno de los primeros modelos, uno de los primeros aspectos de lo que entiendo por la confusión de mi lengua. Están dirigidas a los confusos de espíritu, a los afásicos por interrupción de la lengua. Y, sin embargo, están justo en el centro de su objeto. Aquí no comparece el pensamiento, aquí el espíritu deja ver sus miembros. Son notas imbéciles, notas primarias como dice aquel otro, "en las articulaciones de su pensamiento". Pero notas verdaderamente precisas.

       Un espíritu bien ubicado descubrirá en ellas un perpetuo resurgimiento de la lengua, y la tensión después de la ausencia, el conocimiento del desvío, la aceptación de lo mal formulado. Estas notas desprecian la lengua, escupen sobre el pensamiento.

       Y, sin embargo, entre las fallas de un pensamiento humanamente mal construido, desigualmente cristalizado, brilla una voluntad de sentido. La voluntad de aclarar los desvíos de una cosa aún mal hecha, una voluntad de creencia.

       Aquí se instala cierta Fe, pero que lo coprolálicos me entiendan, los afásicos y en general todos los desacreditados por las palabras y el verbo, los parias del Pensamiento.

       Hablo sólo para ellos.

Publicado inicialmente en La Máquina del Tiempo

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Cronología de Antonin Artaud

       1896, 4 de septiembre, nace en Marsella, Francia.

       A la edad de cinco años se enferma de meningitis; refiriéndose a este período dice Otto Hahn: “El primer drama de esta vida dolorosa le sobreviene a la edad de cinco años: una meningitis lo lleva hasta el umbral de la muerte y lo sumerge, repentinamente, en el universo absurdo del dolor. Sin duda allí comienza el desacuerdo que lo opondrá al mundo. Más abajo de sí mismo, sintiendo la existencia como mal-de-ser, es demasiado joven para superar su terror. La niñez es como la muerte —escribirá—, en ella un sonido o un grito son inmensos fantasmas. En ese universo desmesurado busca una ayuda: su hermana no tiene edad como para ocuparse de él, que es el primogénito; su padre, un rico armador de Marsella, por lo general está ausente; sólo su madre puede protegerlo. Esta acaba de perder un hijo de tres días, unos meses antes, y ve con espanto cómo la muerte se cierne de nuevo. Madre e hijo se aferran desesperadamente uno al otro. Pero esta protección, en el momento de la crisis, no le produce ningún alivio, y no comprende su soledad, así como no comprende que se lo entregue al médico. Entonces trata de incidir sobre esta madre cuya actitud contradictoria lo desconcierta: los accesos de cariño alternan con las visitas del médico, las sonrisas más tiernas preceden a la administración de las drogas. Se acordará de los medicamentos mezclados con dulces y al hablar de la niñez, durante su locura, retomará el tema de la golosina envenenadas”.

       En su carta del 17 de febrero de 1932, a C. Soulié de Morant, dice que desde los 6 a 8 años ha notado esos períodos de tartamudeo y de horrible contracción física de los nervios faciales y de la lengua. "Trece años más tarde —dice Otto Hahn— volverá a hablar de estos mismos años en le n´ai rien étudié, pero esta vez será cuestionada su madre: Me preguntaba por qué estaba allí y qué significaba estar allí. Y en qué se plantea la cuestión y por qué plantearse la cuestión, sí, por qué plantearse la cuestión de ser o de no ser, cuando se vive y se está allí. El niño enfermo, particularmente precoz, se plantea problemas que no puede resolver ni incluso formular: Eso no es lo que yo pensaba a los seis años. . . pero creo que tenía de ello el deseo, la taladrante percepción. En esta perspectiva siente con mayor violencia todo lo que caracteriza el universo habitual del niño, los golpes, las bofetadas, las reprimendas, las reprimendas sempiternas a propósito de nada y de todo... Es así como yo fui niño en medio del escándalo de mi yo...

       El 21 de agosto de 1905 (Artaud tenía 8 años) muere su hermana Germaine, la cual había nacido siete meses antes, el 13 de enero. De ella hablará al término de su vida: Tuve tres hijas, un día estranguladas... . Germaine Artaud, estrangulada a los siete meses... Esta muerte agrava su relación con la madre. Dice O. Hahn: "El conflicto violento que opone a la madre y al hijo permiten imaginar que en esta fecha los problemas fueron reactualizados y que Artaud, identificándose con su hermana, fue confirmado en su oposición, tal vez por la reaparición del médico con su nuevo rostro de médico-asesino... Paralelamente se da cuenta de que con su enfermedad puede actuar sobre su madre. Su autoritarismo se apoya en ella... Cuando su madre le resiste sus crisis de cólera se transforman en enfermedad. Incluso a la edad de treinta años discutir con ella lo transporta al borde de las convulsiones. La madre y el hijo se entregan a mutuas agresiones. Ella con su necesidad de proteger, de aconsejar, de imponer medicamentos y médico; él, con sus cóleras, sus exigencias, su enfermedad. Este terrorismo familiar, este vampirismo, para actuar plenamente supone una gran afección, un clima de indiferencia que volvería vana toda acción. El padre, cuyo nombre edipiano era Antonio-Rey, en relación con el cual Antonin sólo es un diminutivo, aparece en el horizonte como un bloque inatacable. Provenía de una vieja familia de armadores y de marinos en la cual el primogénito sucedía, tradicionalmente al padre. Artaud habla poco de él en su obra, pero en una de sus conferencias en México se explica con claridad: Viví hasta los veintisiete años con el odio oscuro del Padre, de mi padre particular. Hasta el día en que lo vi fallecer Entonces ese rigor inhumano, con el que yo lo acusaba y me oprimía, cedió. De ese cuerpo salió otro ser. Y por primera vez en la vida ese padre me tendió los brazos. Y yo, que estoy atormentado por mi cuerpo, comprendí que él había estado toda la vida atormentado por su cuerpo y que hay una mentira del ser contra la cual hemos nacido para protestar... "

       A los catorce años funda una revista y —según su hermana— publica en ella algunos poemas con el pseudónimo de Louis des Attides.

       En 1915, según la misma fuente, se produce su primera estadía en una clínica, La Rougière, cerca de Marsella.

       En 1916 es movilizado, pero nueve meses después es dado de baja por "sonambulismo". Según M. A. Malaussena (hermana de Artaud), "violentos dolores nerviosos" lo obligan a una serie de internaciones en St-Dizier, en Lafoux-les-Bains, en Divonneles-Bains y en Neufchatel (Suiza), donde permanece cerca de dos años. Señala O. Hahn: "En tiempos de guerra esta existencia protegida lo confirma en su divorcio con una sociedad cuyo clima se le aparece en todo su absurdo". Para escapar a esa sociedad absurda, formada por la madre, el padre, los médicos, los enfermeros, las tradiciones burguesas, la guerra, etc. "Artaud adopta una única solución: perfeccionar su espíritu", "una victoria intelectual lo liberaría de los médicos, de su madre, le aseguraría una superioridad sobre su padre, cuya herencia podría rechazar con dignidad. El deseo de afirmarse se transforma entonces en voluntad de poder."

       1920, marzo, llega a París, y se interna en la clínica de uno de los mejores psiquiatras de Europa, el Dr. Toulousse. Publica poemas y crónicas en la revista "Demain", creada por el Dr. Toulousse. Desde 1921, señala O. Hahn, toma posición contra sus padres. En el Prefacio para las obras del Dr. Toulousse escribe: Hay cosas que destruir. Hay deformaciones del pensamiento, hábitos mentales, vicios, por último, que contaminan los juicios del hombre desde que nace. Nacemos, vivimos, morimos en la atmósfera de la mentira. Nuestros educadores, aquellos con quienes nos vincula nuestra sangre, fueron, es necesario decirlo, no consciente pero sí inconscientemente por hábito ancestral, malos consejero (O.C.T.I. p. 341)

       1921. Por intermedio de Max Jacob conoce a André Masson, M. Leiris, Limbour Salacrou, Dubuffet, quienes integrarán el surréalisme des faubourgs. En esta época se puede situar su inicio en el teatro: desempeña un papel en Les scrupules de Sganarelle de Henri de Régnier, montada por Lugné-Poe.

       1922. Por intermedio del actor Gemier conoce a Charles Dullin y entra a trabajar en el Atelier. Si tenemos en cuenta que posiblemente a fines de año anterior ha conocido a Génica Athanasiou, y al grupo surrealista, podremos hacernos una idea de la importancia del período de su vida que inicia Artaud. En el atelier de Dullin encuentra trabajo, compañerismo y, por primera vez, el teatro del extremo Oriente (su hermana dice que Artaud asiste, en 1922, en Marsella, a una representación combodgiana frente a un templo de Angkor reconstituido, y que allí surge en él "la idea maestra de un teatro fuera de las normas... la que sólo se cristalizará en 1931, después de una representación del teatro Balinés que suscita su entusiasmo"). La atracción que ejerce el teatro oriental en Dullin se une a la de Artaud, quien ensalza en esta época al actor japonés, que lleva en si la cultura hasta el paroxismo, con todas sus posibilidades físicas y psíquicas. Pero la gran revelación -dice O. Hahn- "le es brindada por los ejercicios de improvisación". "Si bien se destaca en la improvisación y la creación de vestidos y maquetas, tiene inconvenientes, por el contrario, en integrarse a la compañía. Particularmente siente horror de repetir delante de Dullin, y sus interpretaciones difícilmente armonizan con el cuadro general de la puesta en escena. Desdeñando lo verosímil Artaud impone su concepción personal: gesticula para destacar el papel de un ciego. Representando a Carlomagno sube al trono en cuatro pies"

       Génica Athanasiou es la primera mujer en su vida y sin duda la única con quien compartirá una especie de vida cotidiana (ver Antonin Artaud, Lettres à Génica Athanasiou). La fecha de su primera carta es de 1921.

       1923. Publica Tric-Trac du Ciel, del cual, en el Preámbule a sus obras completas, dice que es una colección de poemas editados en 1922 debido a los cuidados de mi amigo Kahnweiller, editor y marchand de cuadros. Pero pensándolo bien prefiero renunciar a ellos. Este pequeño libro de ninguna manera me representa... En el mismo año comienza su correspondencia con Jacques Rivière, la que concluirá con una carta de éste

       Artaud en 1924 (la Correspondance avec Jacques Rivière publicada en 1927). Esta es, según O. H., "una de las obras mayores de los primeros años del surrealismo".

       1924/25. Participa en el movimiento surrealista. Breton le confía la dirección del n° 93 de la "Révolution surréaliste", casi todos los textos son redactados por él; en ellos Artaud "niega la civilización en su totalidad; no quiere ni rehacer, sino inventar una nueva forma de relación humana (O. H.).

       En setiembre de 1924 muere su padre. Su madre se traslada a vivir en París.

       1925. Aparece Le Pèse-Nerfs y L'Ombilic des Limbes.

       1926. Antonin Artaud, Roger Vitrac y Robert Aron, fundan el "Théâtre Alfred Jarry". En su primer manifiesto A. Artaud dice: La ilusión no versará sobre la verosimilitud o la inverosimilitud de la acción, sino sobre la fuerza comunicativa y la realidad de esta fuerza.. . No es al espíritu o a los sentidos de los espectadores a los que nos dirigimos, sino a toda su existencia. A la de ellos y a la nuestra. Arriesgamos nuestra vida en el espectáculo que se desarrolla sobre la escena... El espectador que viene a nosotros sabe que viene a ofrecerse a una verdadera operación donde no sólo su espíritu sino también sus sentidos y su carne están en juego. En adelante irá al teatro como va al cirujano o al dentista. Con el mismo estado de espíritu, con el pensamiento, evidentemente, de que no va a morir, pero de que es algo grave y de que no saldrá de allí intacto". Posteriormente dirá: "Tenemos necesidad de que el espectáculo al que asistimos sea único...

       1927. Se produce la ruptura con los surrealistas y con Génica Athanasiou. En respuesta al ataque de los surrealistas, Artaud escribe A la grande Nuit ou le bluff surréaliste. Escribe el escenario “La coquille et le Clergyman”, que Germaine Dulac llevará al cine.

       1928. Los surrealistas interrumpen una representación de “El sueño de Strindberg” el 9 de junio. Las últimas representaciones del teatro Alfred Jarry tuvieron lugar el 29 de diciembre de 1928, y el 5 de enero de 1929 se puso en escena “Victor ou les enfants au pouvoir” de Roger Vitrac.

       1929. Publicación de “L'Art et la mort”.

       1930. Lee “Théâtre Alfred Jarry et l´Hostilité Publique” (en colaboración con Roger Vitrac).

       1931. Se publica la adaptación hecha por Artaud de “El Monje”, de G. Lewis. En realidad se trata de una adaptación concebida de un modo nuevo, dice Artaud, y agrega habiendo leído una obra que me ha impresionado vivamente, he compuesto un relato lo más fiel posible del antiguo, pero agregándole de mi pertenencia ; en una carta a J. Paulhan, del 13 de enero de 1931, dice: Lo comencé / al Monje / en un estado de espíritu de los más catastróficos, en el que me creía perdido (O.C.T. VI, p. 404).

       1932. El 1° de octubre, en el Nº 229 de "La Nouvelle Revue Française" aparece el primer manifiesto de Le Théâtre de la Cruauté. El 1 y 2 de junio de 1927 se había representado en el teatro Grenelle “Ventre brûlé ou la mère folle” (pochade musicale d' Antonin Artaud). Esta obra se perdió (en el libro de Alin Virmaux, Antonin Artaud et le théâtre Robert Maguire hace un intento de reconstitución de la pieza, además se transcriben dos cartas de Maxime Jacob, quien le puso música a la "pochade") En 1932 A. Artaud hizo una adaptación del “Atreo y Trieste” (en versión castellana “Trieste”) de Séneca, que tituló “Le supplice de Tantale”. También esta pieza se perdió. Según Artaud era la primera de una tentativa teatral de un orden nuevo e, incluso, revolucionario. Y en una carta del mismo año a Jean Paulhan, le dice: No se puede encontrar mejor ejemplo escrito de lo que se puede entender por crueldad en el teatro, que en todas las tragedias de Séneca.

       1933. Posiblemente a fines del año anterior Artaud terminó el escenario del primer espectáculo del teatro de la crueldad, se titula “La conquête de Mexique”. En su carta a J. Paulhan de fecha 22 de enero de 1933 dice tener un texto "importante" que mostrarle: Se trata del escenario... de mi primer espectáculo. En otra carta del mismo año dirigida a un destinatario desconocido (fechada el 4 de marzo), dice que el principio no es hacer teatro de arte, y de arte separado, desinteresado sino, por el contrario, de interesar al espectador por sus órganos, por todos sus órganos, en profundidad y en totalidad... Por esto quise que mi manifiesto y este escrito afirmen mi fe revolucionaria sobre el plano más alto y el más decisivo posible... A. Artaud publica el “Second Manifeste du Théâtre de la Cruauté”.

       1934. El 28 de abril aparece en las ediciones Denoël, “Héliogabale ou l´ Anarchiste couronné”.

       1935. El 6 de mayo se representa la obra “Les Cenci” (adaptación hecha por Artaud de la tragedia de Shell y de la "crónica" de Stendhal). Dice O. Hahn: "Cuando /Artaud/ se lanza en los Cenci es consciente de que juega su última carta... La supresión del espectáculo a partir de la 17 representación llevará al colmo la combinación de fracasos. Su salud se debilita; los directores de teatro desconfían de él; no tiene dinero... " André, Frank, secretario general del espectáculo, ha recordado: "El personal reclamaba su salario; los proveedores presentaban sus facturas.-.. Recuerdo una tarde angustiante en el teatro, donde Artaud, por primera vez, muestra su rostro crispado, partido, separado del mundo, su rostro actualmente familiar. Un fracaso material, una cadena de incomprensiones, decidieron su destino: había nacido el Artaud genial y trágico, el Artaud profeta y mágico". En una carta del 15 de mayo de 1935, le dice a Jean Paulhan: Sería un inmenso servicio si me lo dieran (se trata de los derechos de autor) de inmediato pues, verdaderamente, estoy en los límites de mis fuerzas y de mi resistencia nerviosa. Y ya no sé hacia dónde volverme para vivir... He realizado un esfuerzo inmenso y me encuentro frente a un abismo. En otra carta a J. P., del 29 de diciembre, habla por primera vez del Théâtre de Séraphin. Este texto debía incluirse (carta a J. P. citada) en “El teatro y su doble”, pero por razones desconocidas no fue incluido en esa obra. Recién en 1948 aparecerá en un volumen de la colección "Air du Temps".

       Desde 1922, en que por primera vez participó como actor cinematográfico, en “Mater Dolorosa” de Abel Gance, hasta 1935, Artaud desempeñó papeles en las siguientes películas: “Faits divers” de Claude Autant-Lara; “Entracte” de Picabia y René Clair, en 1924; “Surcouf” de Luits Morat; “Un Juif Errant” del mismo autor, en 1926; “Napoleón” de Abel Gance en 1926 -en el papel de Marat-; “La passion de Jeanne d´Arc” de Dreyer, en 1926 -en el papel del monje Massieu-, “L'Argent” de Marcel L´Herbier, en 1928; “Tarakanova” de Raymond Bernard, en 1931; “L'Opera de quat Sous” de Pabst, en 1930; “Verdun, vision d´Historie” de León Poirier, 1930; “Aubourg Montmartre” de R. Bernard, en 1931; “La Femme d'une Nuit” de Marcel L'Herbier, en 1931; “Les croix de Bois”, de R. Bernard, en 1931; “Coup de feu a l'Aube”, de Serge de Poligny, 1932; “Sidonia Panache”; “L´Enfant de ma soeur”; “Liliom” de Fritz Lang; “Lucrèce Borgia” de Abel Gance, en 1935 -en el papel de Savonarole.

       1936. Viaje a México. Embarca el 10 de enero de 1936, casi sin dinero. Decidido a todos los riesgos para cambiar de vida (carta a J. Paulhan del 6 de enero de 1936). Regresa en noviembre de 1936. Resultado de este viaje son una serie de textos, publicados bajo el título de “Les Tarahumaras” recién en 1935, pero que fueron escritos y publicados sueltos en fechas distintas: “La Montagne des signes” fue escrito en México aproximadamente en octubre de 1936, y “Tutuguri” el 12 de febrero de 1948, un mes antes de su muerte; “Le Rite du Peyotl” fue escrito en Rodez en 1943.

       1937. Relación con Cécile Schramme, a quien conoció antes de su partida a México. A su regreso decide casarse con ella y se comprometen. En mayo de 1937 realiza un viaje a Bruselas con el objeto de dar una conferencia. "Después de haber declarado que renunciaba al tema previsto, Antonin Artaud habla de su viaje a México y a los Tarahumaras. A medida que hablaba el tono de Artaud se vuelve cada vez más violento; por último, gritando, lanza al público esta frase: Y al revelaros todo esto tal vez me he matado... Otra versión, más dudosa, circuló en Bruselas: Antonin Artaud habría aparecido ante el público diciendo: Como he perdido mis notas voy a hablar de los efectos de la masturbación entre los padres jesuitas... Poco tiempo después el compromiso matrimonial fue roto" (O. C. tomo VII, p. 439).

       El 28 de julio aparece “Les nouvelles révélations de l´être” en las ediciones Denoël, sin nombre de autor. Estaba firmada por Le Révelé.

       En agosto de 1937 parte para Irlanda. El 23 de agosto se encuentra en Kilronan, en la más grande de las islas Aran, Inishmore. El cónsul de Francia en Irlanda le contesta a J. Paulhan: "Esta /la policía irlandesa/ expresó el deseo de hacer regresar a Francia a nuestro compatriota, quien carecía de recursos y manifestaba una gran exaltación. El señor Artaud... se embarcó en Cobh el 28 de septiembre, en el Washington, y debió de llegar a El Havre al día siguiente". Dice Paule Thevenin: "Sea como fuere, Artaud se encuentra a bordo del Washington, en viaje hacia Francia, por cierto que contra su voluntad. No hace falta mucha imaginación para darse cuenta de cual era su estado de ánimo. El de un hombre acorralado. Por lo tanto cuando vio entrar en su camarote a un camarero y a un mecánico en Jefe armados de una llave inglesa, no dudó ni un instante que los hombres iban quizás en busca de una venganza. Sin duda creyó que iban a golpearlo. Para defenderse, debió mostrarse agresivo. Entonces le colocaron el chaleco de fuerza. Al llegar a El Havre se lo internó". Según Gaston Ferdière (La tour de feu, NQ 63-64) el 12 de abril de 1938 se encuentra en el Asilo Clínico de Ste. Anne; el 27 de febrero de 1939 es transferido a Ville-Evrard, donde permanecerá hasta el 22 de enero de 1943, fecha en que es transferido a Rodez. Según Ferdière en este último traslado participaron, en primer lugar R. Desnos, luego J. Paulhan y Paul Eluard: "Recibí, en efecto, un verdadero S.O.S. de Desnos: Artaud, continuamente excitado, permanecía largos períodos en el pabellón de seguridad de Ville-Evrard; muy mal alimentado se comportaba cada vez peor y enflaquecía peligrosamente... Hay que recordar que es el horrible período de las restricciones alimenticias, de las tarjetas de racionamiento y del mercado negro; en los asilos los psicópatas están, hablando propiamente, condenados a muerte por el nazismo; padecen espantosas carencias y mueren de hambre por millares".

       En 1944, en Rodez, escribe “A Lire le texte”, breve comentario de un cuento de Marcel Béalu, y “Révolté contre la poésie”, otro texto que recién fue publicado en 1953 (O. C. t. IX, p. 263). En el mismo año realiza cuatro adaptaciones de textos ingleses: “Le Bébé de Feu”, de R. Southwell; “Israfel” de Poe; “Le Chevalier Mate-Tapies”, de Lewis Carroll; y “L'Arve et L´Aume”. “Tentative antigrammaticale contre Lewis Carroll” adaptación del cap. VI de “A través del espejo”. Entre setiembre de 1945 y diciembre de 1945 Artaud le dirige a Henri Parisot una serie de cartas que fueron publicadas en abril de 1946, con el título de Lettres de Rodez. Un año después de la muerte de Artaud se publicó una plaqueta con el título de “Supplément aux Lettres de Rodez”, donde se incluía una carta del 9 de diciembre de 1945 a H. Parisot, “L´Evêque de Rodez”, una carta no datada a Guy Lévis Mano y "Coleridge le traître".

       1946, 25 de mayo. Artaud sale de Rodez y recupera su libertad (al respecto consultar el testimonio de Paule Thevenin en Artaud. “Polémica, correspondencia y textos”, edit. Jorge Alvarez) Dice O. Hahn: "El restablecimiento mental se acompaña de una completa revaluación de los valores, de la cual se pueden seguir las etapas desde el otoño de 1945 hasta la primavera de 1946. Artaud... realiza una transformación sobre todos los planos: familia, religión, concepción pictórica, concepción del cuerpo, del mito, de la sexualidad, de los sentimientos. Rechaza la efervescencia intelectual de su juventud, las construcciones delirantes de su locura, los hábitos de pensamiento de la civilización. Sólo reconoce los hechos y la realidad de las verdades personales. Para arrancarse voluntariamente a la locura se obliga a suprimir toda mitomanía y, en consecuencia, todo mito y toda concepción intelectual del mundo. Recurre a la objetividad más somera: Desde hace mucho tiempo he dejado de ver otras cosas fuera del papel sobre el que escribo, de las personas, de los árboles, de las casas entre las cuales vivo, y del cielo azul que está por encima. Rechaza todo criterio y todo valor adquirido para determinarse sólo por sus deseos más simples: la libertad y la felicidad.
       
       Persigue su transformación sobre todos los planos. En su juventud se había inclinado sobre los escritos esotéricos de Elifás Leví, sobre las religiones orientales y sobre la Cábala, para encontrar en ellas una nueva concepción de la vida. Ahora rechaza la idea de un secreto a descubrir... Rechaza todo mito, todo absoluto que sobrepasaría al hombre y su cuerpo. No hay nada a encontrar, sino una libertad a realizar en un presente perpetuo.

       1947, 13 de enero. Artaud da una conferencia en la sala del Vieux-Colombier. André Gide ha narrado esta sesión (el testimonio de Gide puede leerse en la revista Sur Nº 294). G. Charbonnier dice que “el teatro de la crueldad sólo tuvo una representación. Esta representación tuvo lugar el 13 de enero de 1947, en la sala del Vieux-Colombier. Ese día Antonin Artaud dio su propio cuerpo en el espectáculo".

       1948, 4 de marzo. Antonin Artaud muere en la clínica de Ivry. Paule Thevenin recuerda: "El 4 de marzo de 1948, a eso de las ocho, me telefoneó el secretario del sanatorio. El jardinero, al llevar a Artaud, como todas las mañanas, su desayuno, lo encontró muerto, sentado al pie de la cama".

       Entre 1946 y 1948, en un esfuerzo sólo comparable al de los dos últimos años de vida de Van Gogh, Artaud escribe sus textos fundamentales. Dispersos muchos de ellos en distintas publicaciones, es difícil dar una nómina completa de los mismos. No obstante podemos citar: “Artaud le Momo”, el 15 de setiembre de 1947, ed. Bordas; “Van Gogh le suicidé de la société”, 25 de setiembre de 1947, K. Editeur; “Pour en finir avec le jugement de Dieu”, emisión radiofónica registrada el 28 de noviembre de 1947, publicada en 1948 por K. Editeur; “Ci-git”, precedido de “La Culture indienne”, 15 de diciembre de 1947, K. Editeur. Además, 1946, “Xylophonie contre la Grande Presse et son petit public”, junto con “Histoire entre la Groume et Dieu”, sin nombre de editor; 1947, “Portraits et dessins - Le visage humain”, poème, galería Pierre; 1948, “Textes et documents, Témoignages” K. Editéur; 1949. “Lettre contre la Cabbale”, J. Haumont éditeur; 1953, “Vie et mort de Satan le feu”, ed. Arcanes; 1955, “Galapagos, les Iles du Bout de Monde” (con aguafuertes de Max Ernst). En revistas: “Le Théâtre et l’Anatomie”, en "La Rue", 12 de julio de 1946; “Les mères à l´étable” en "L'Heure nouvelle" N° 2; “Les malades et les médecins”, en "Les Quatre-Vents" N° 8; “Aliéner l'acteur y Le théâtre et la science”, en "L´Arbaléte" N° 13; “Extraits de Suppôts et Supplicantions” en "Les Temps Modernes" N° 40; “Chiotte à l'esprit”, en "Tel Quel", N° 3; en la revista "Tel Quel" aparecieron: “Une note sur la peinture surréaliste en général, des commetaires de mes dessins”, otoño de 1963; “Onze lettres à Anaïs Nin”, N° 20; “Lettres sur les chimères" Nº 22; “Ainsi donc la question”, N° 30; “Il y a dans la magie...”, N° 35; “La main de singe, et autres textes inédits” N° 39; “Le visage humaine y Dessins” en "L’ Ephémère" N° 13.

En enero de 1971 apareció el tomo IX de las “Oeuvres completes” de Antonin Artaud.

Antonin Artaud: Textos 1923-1946
Ediciones Caldén, 1972
Traducción: Hugo Acevedo

Publicado inicialmente en La Máquina del Tiempo

.

Antonin Artaud

POEMAS
Junto a mí, el dios-perro

						
Junto a mí, el dios-perro, y su lengua
atravesando como una flecha la costra
del doble cráneo abovedado
de la tierra que lo escuece.

He aquí el triángulo de agua
caminando con su paso de chinche,
pero que bajo la chinche ardiente
se da vuelta como un cuchillo.

Bajo los senos de la tierra odiosa
la perra-dios se ha retirado,
senos de tierra y de agua helada
que hacen pudrir su lengua hueca.

He aquí la virgen-del-martillo,
para moler los sótanos de tierra
cuyo horrible nivel el cráneo
del perro estelar siente subir.
Traducción de Miguel Frontán
Poeta Negro

						
Poeta negro, un seno de doncella
te obsesiona
poeta amargo, la vida bulle
y la ciudad arde,
y el cielo se resuelve en lluvia,
y tu pluma araña el corazón de la vida.

Selva, selva, hormiguean ojos
en los pináculos multiplicados;
cabellera de tormenta, los poetas
montan sobre caballos, perros.

Los ojos se enfurecen, las lenguas giran
el cielo afluye las narices
como azul leche nutricia;
estoy pendiente de vuestras bocas
mujeres, duros corazones de vinagre.
De L'Ombilic des limbes
Publicado inicialmente en La Máquina del Tiempo