Cristina Domenech

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

La poesía es una de las expresiones más "puras"del lenguaje. Sus innumerables ritmos y espacios intentan capturar la "realidad". Nombrarla y hacerla un arma filosa que pudiera dar cuenta del objeto. Lo imaginario y lo real se entrelazan haciendo del sentido un horizonte infinito.

La poesía logra dar un nombre a lo que las palabras callan.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Libros publicados

  • Impalpable, Editorial Ultimo Reino, Año 1994.
  • Condensación de la Luz, Editorial Libros de Alejandría, Año 1998.

Congresos

  • XVIII Encuentro de Escritores Patagónicos.
  • Coordinadora del taller de lectura comparada de los libros El Nacimiento de la Tragedia , de F. Nietzsche y El Juego de las Preguntas, de Peter Handke, 1995.
  • XIX Encuentro de Escritores Patagónicos. Coordinadora del taller de escritura nivel I y nivel II, 1996.

Otras actividades

  • Coordinadora del "Taller de Escritura" desde 1990.
  • Coordinadora del taller de lectura "Desde la modernidad al boom latinoamericano", 1997.
  • Colabora con publicaciones en revistas de la especialidad.
  • Selección de textos de la antología anual del "Taller de Escritura".
  • Invitada como profesora y coordinadora de taller por la Cátedra "Producción Escrita y Psicoanálisis" del Instituto de Psicoanálisis de las Configuraciones Vinculares de la Asociación Argentina de Psicología y Psicoterapia de Grupo", mayo 1997 y junio 1998.
  • Coordinadora del taller de escritura en la Jornada de las Artes, Colegio Nacional de San Isidro, 1996.
  • Seleccionada para participar de la Antología Oral de la Poesía Argentina, con convocatoria a nivel nacional por el sello editorial "Libros de Alejandría".

.

Cristina Domenech

POEMAS

otra salida del sol
   
Un abuso del silencio 

							delante de mí. 

							No aprendemos que 

							el olvido es nada más 

							que el recuerdo de lo mismo.
   
atmósfera
   
lo cotidiano sabe a aceite 

							en la lengua 

							qué saber del otro 

							en la lluvia en la tierra en las huellas 

							en el polvo 

							lo cotidiano escandaliza 

							en su quietud 

							qué hurgar en los huecos 

							encontrarás aquel vestido de terciopelo 

							una nomeolvides amarilla seca pegada 

							en la solapa 

							lo cotidiano del bulbo brotando 

							de odio del amor: lo amado 

							resbalar de cuerpos aceitosos 

							en la arena 

							qué ser del sol 

							en lo ausente 

							podrás llorar como llora el benteveo 

							lo cotidiano de la muerte

							en la mañana 

							quién parir lo bello

							antes de la vida que seduce 

							en las rondas 

							en la infancia
   
retórica
   
madre hoy quiero comer pan dice la niña por la mañana 

							no comerás pan hoy no no comerás 

							pero madre el pan endurecerá como siempre para qué comprarlo 

							no comerás hoy no no comerás 

							no es hoy día de comer pan dice la madre por la mañana 

							todos los días huele tan bello pero va corriendo tiempo 

							ya llegará el día en que todos comamos el pan oloroso 

							no resisto madre el aroma del pan levado 

							cómo comer el pan cuando recuerdo los muertos en la mañana 

							pero madre eso ha sido en aquel otro país así me lo han contado 

							no comerás pan hasta que el olvido sea más fuerte que el hambre 

							tengo tanta hambre del rico pan dice la niña cada mañana 

							han sido casi un millón los muertos que comían el otro pan 

							pero si dicen que ni pan tenían esos muertos de antes 

							los muertos no son de antes ni de ahora son nada más muertos 

							cómo haremos para olvidar un millón son muchos cada mañana 

							peor es llevarlos sobre la espalda que dejar el pan 

							no comerás pan hoy no no comerás 

							ya han pasado tantos años en que dejamos endurecer 

							la eternidad en el pan de los fusiles 

							cómo va a haber fusiles en el pan madre 

							tengo hambre y quiero comer sólo un pedazo 

							no te atrevas o no volverá el pan a la casa 

							no es tampoco hoy el día que tanto esperamos
   
Carta
   
Si yo pudiera darte 

							un ramillete congelado un malvón 

							que cave rastros inútiles 

							un espacio de agua estancada

							tiempo inservible 

							los ojos del tiempo sin ojos 
la mirada de un sabio....la magia de los cuervos 

							el beso de una araña tragando una serpiente 
el futuro en un frasquito....todos los futuros todos los tiempos 
el alma de los gatos....el grito póstumo 

							la alegría de las noches de frío 
el sabor del canto rodado....el final del deseo 
el ritmo del cuerpo en el hielo....el gusto del hielo en las manos 
as mañanas sin rocío....el pájaro errante 
un picaflor de juguete....un automóvil de algas 
el sonido del mar....el silencio del trueno 

							si yo pudiera mirarte de reojo 

							creer que nada de lo que tenés es mío 
si pudiera....sería la mejor o tal vez 

							el mejor 

							de todos tus legados