Elizabeth Azcona Cranwell

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

Hablar de poesía resulta en este momento mucho más esperanzada y feliz. Se sabe que, de las artes, la poesía es el camino más solitario. En primer lugar porque a menudo el poema no se compone de frases directas y algunas veces no es fácil de entender en una primera lectura. Hay contenido y contenidos, forma, metáforas, tropos, que a menudo tienen más de un significado y es necesario adentrarse en estas anticipaciones atravesadas por el amor, la belleza y una forma especial de conocimiento, cuando no de revelación.

Pero por fortuna hay indicios de que las cosas van cambiando. Los medios, que cada vez son más numerosos, le están dando a la poesía un lugar cada vez más amplio. Lecturas en público, emisiones radiales y televisivas, voces de poetas grabadas en compacts, nuevas revistas. Ahora hasta en los trenes y subterráneos hay poemas disponibles para el público.

El poder de invocación, de transfiguración, de apertura que la palabra posee, es en la poesía donde mejor se manifiesta. Y además restablece la comunicación tan abaratada en la actualidad, tan pendiente de elementos ajenos o espurios.

Como ha dicho Octavio Paz: la poesía no dice mi yo eres tú. La imagen poética es la otredad. El fenómeno moderno de la incomunicación no depende tanto de la pluralidad de sujetos cuanto de la desaparición del tú como elemento constitutivo de cada conciencia. No hablamos con los otros porque no podemos hablar con nosotros mismos.

Hemos olvidado tal vez, el poder de invocación, ese poder mágico permítaseme decir mantránico de la poesía. Ella hace cambiar de lugar nuestra alma, da un nuevo enfoque a nuestras vivencias. Descubre el significado opuesto de concentración y apertura, como un diástole y un sístole que juntos conforman el acorde perfecto y necesario para la vida.

Las oscuridades del momento, la diversificación de intereses, la banalidad hacen que cualquier mortal pierda su capacidad creadora. Recrear en la palabra es un camino para recobrarla. Pediría no olvidar la frase de Kafka que no tuvo sin duda intención sacralizante. Cuando se le preguntó: ¿Cree usted que la poesía se parece a la religión? Yo no diría eso. - contestó Kafka - Pero a la oración, sin duda alguna.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Es egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, poeta, narradora, crítica y docente.

Libros publicados

  • Capítulos sin presencia (poemas, Ed. Botella al Mar)
  • La verdad disgregada (poemas. Ed. Poesía Buenos Aires)
  • Los riesgos y el vacío (poemas, Ed. Colombo)
  • De los opuestos (poemas, Ed. Sudamericana, 1969)
  • La vuelta de los equinoccios (narrativa, Ed. Losada, 1973)
  • Imposibilidad del lenguaje con los nombres del amor (poemas, Ed. Losada, 1974)
  • Anunciación del mal y la inocencia (poemas, Ed, Corregidor, 1980)
  • El mandato (poemas, Ed. Torres Agüero, 1985)
  • as moradas del sol (poemas ilustrados por Ana Tarsia, Ediciones Arte Gaglianone, 1987)
  • El escriba de mirada fija (poemas, Ed. Fraterna, 1990, tapa ilustrada por Raúl Alonso)
  • La mordedura (narrativa, E. Atlántida, 1993)
  • El reino intermitente (poemas, Ed. Sudamericana, 1997)
  • La Antología Poética, edición del Fondo Nacional de las Artes, 1998.

Premios y distinciones

  • Primer Premio Fondo Nacional de las Artes, y Premio Municipal de Poesía, por "De los opuestos" (poemas)
  • Primer Premio de Cuentos Medalla de Oro del Fondo Nacional de las Artes, y Premio Municipal de Narrativa por "La vuelta de los equinoccios"
  • Premio Huidobro por Anunciación del mal y la inocencia (poemas)
  • Premio Municipal de Poesía por El mandato (poemas)
  • Premio único de cuentos diario La Nación, y 1er. Premio Fundación INCA por "La mordedura" (narrativa)
  • Obtuvo la Beca Fullbrigth para escritores creativos (un año en USA)
  • Ganó los premios Konex, First, Rotary Club, Fundación Reconocimiento, entre otros.
  • Obtuvo la beca del British Council y el Fondo Nacional de las Artes para el Reino Unido.

Traducciones

Ha sido traducida parcialmente al inglés, francés, italiano y portugués.
Traduce actualmente del inglés, para diversas editoriales.
Fue autora de la primera versión completa al castellano de los poemas de Dylan Thomas.
En colaboración con Valeria Watson, tradujo los cuentos de Edgar Allan Poe, y al inglés textos de Borges, Pellegrini, Squirru, Lasaigne sobre el pintor Xul Solar.

Jurado

Se desempeñó muchas veces como jurado en el diario La Nación, Premio Nacional Concurso Avon, etc.

Otras actividades

Dirige seminarios de literatura


Elizabeth Azcona Cranwell
Marcelo T. de Alvear 1277 - 11º 105
1058 Buenos Aires - Argentina
54-11-4816-5206

.

Elizabeth
Azcona Cranwell

POEMAS

Elíjanme
   
Una voz trata de nacer, nada dice el jardín,
el sol cancela los colores, el viento desordena la tierra.
Las palabras me ahogan, pero el poema no se forma.
   
Espero, apostada en la tarde que algo descienda a mí.
Elíjanme, elíjanme, buen espíritu del agua
bruscas maneras donde brama el fuego.
Canta mi desarraigo de transeúnte indómita.
que lo que escribo pueda verse a la luz de un relámpago.
¿Quién sopla palabras en el habla mecánica del sueño?
Se despierta la voz
temo al dibujo oscuro del silencio.
   
Haz que la lluvia pague por su temblor.
Cómo llegué a este mundo
si alguien me ha escogido para decir de la vida y muerte,
estos poemas hablarán por la boca agridulce
de un halcón que llamea su vuelo. Alma vieja de un bardo
hablemos aunque tu cuerpo sea un hato de huesos desdeñado.
y que tu voz golpee mi ventana con nudillos de niebla.
Elíjanme, elíjanme como si el río decidiera engendrar
entre sus ritmos crudos la salud de la tierra.
   
La voz del agua se prolonga
puede tocar el aire y regresar a su manera natural,
en ella está el origen, los dioses hablan en su cadencia.
   
El aire oculta frágiles costumbres en sus modos translúcidos.
La escritura se cae, las voces se silencian.
Pido ayuda al destierro que me aparta del mundo
Ruego la voz, ruego que sea voz y no el aullido
de un alma sola que logra encenderse en sus raíces.
   
La alondra ciega de resplandor
aquello que repite la verdad ignorada
como dos ramas que se reverencian
en la caída de la tarde.
Elíjanme, soy tiempo aislado, una suma de horas que nada sabe.
Un amor terco por perseguir el sol, el canto único del día
las plegarias del búho en la tiniebla -todo lo que me hizo nacer
que decretó mi vida
y tejió la entretela de mi muerte-
Elíjanme las vísperas han cantado su nombre
lo olvidé entre las cosas ausentes del lenguaje.
El habla tiene un límite
la sangre de las rosas crea un mito sin voz en las palabras
(para Casandra)
   
Visiones de relámpago
   
Pierdo todos los días un nombre en mi jardín
¿Qué hay del llamado de los muertos?
Pido que dispongas de mí
Piensa que soy tu agua o la fruta del sol en tu avidez
Quiero que me devores suavemente
como a una franca miel, como a una hostia envenenada.
¿Te alarman mis ausencias?
Escudriña en las flores, rasga la oscuridad.
Ese fulgor custodio es mi gran sed que te acompaña
¿Nadie nombra cuando el saurio feroz de la inocencia
vuelve a la orilla enloquecido de humildad y de sed?
En lo que escribo un sentido se crea
una presencia se destruye. 
Canta si no sabes decir
la palabra se armará solitaria
entre los cielos de tu boca
Cita
La amazona de arcoiris y muerte se hundió de amor en el lago
sombrío
Cada noche sin luna su caballo remonta una viudez de estrellas
para beber del agua que la abriga,
La vida
esa extraña vigilia en la que descansamos de la muerte.
Música, salud del alma
siempre es tu hora de nacer
   
Maneras de existir
   
Cómo amanecesi
cae una palabra
al centro del poema.
Rosas envejecidas
caen a un agua quieta.
Desencantadas amazonas
de galope truncado
hacia una noche celebrante.
No temas al silencio cuando ya no hay palabras
en tus manos
   
En el desván del alma las cosas desempolvan nuevos
nombres
que habrán de obedecerte
dócilmente.
En el corazón de la materia
alguien mató a mis reyes de música y silencio.
Alúmbrate y me salvas. Es un mensaje que leí en sol.
por no entender del todo el idioma del mundo.
Oración:
es la nieve que arde
sola entre dos palabras
Soy tu inocencia.
Restaura tu locura.