Félix Suárez

Directorio Inicio
DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Félix Suárez nació en Ixtlahuaca, Estado de México en 1961. Es poeta, ensayista y editor. Egresado de la Licenciatura de Letras Españolas en la Universidad Autónoma del Estado de México. Ha sido becario del Instituto Nacional de Bellas Artes y del Centro Toluqueño de Escritores. En 1984 obtuvo la Presea Estado de México Sor Juana Inés de la Cruz.

Libros publicados

Poesía

  • La mordedura del caimán, Ediciones del Ayuntamiento de Toluca/ Instituto Mexiquense de Cultura, 1984, Colección Raya en el Agua
  • Peleas, Toluca, Estado de México; Universidad Autónoma del Estado de México/ Gobierno del Estado de México. Instituto Mexiquense de Cultura, 1989

Ensayo

  • Luis Cernuda: deseo y melancolía, Universidad Autónoma del Estado de México, 1988

Premios y distinciones

Obtuvo el Premio Nacional de Poesía Elías Nandino 1988 para menores de treinta años con el libro Peleas. Con el libro En señal del cuerpo obtuvo el Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines 1997.

Otras actividades

Fundó y dirigió la revista literaria La Grapa. Actualmente es editor del Instituto Mexiquense de Cultura donde coordina la revista literaria Castálida y diversas e importantes colecciones editoriales.

.

Félix Suárez

POEMAS
En esta arena

					
A José Emilio Pacheco, con gratitud.

Porque una misma es la suerte de los hijos de los hombres y la suerte de las bestias...
Eclesiastés 3,19
He cruzado los mares y los ojos
para venir a desovar aquí, en esta arena.
Pero en su escaso arsenal defensivo,
en su ridícula torpeza milenaria,
nada puede, nada sabe
de los niños que bajan unas horas después
y rompen y roban sus huevos,
y desaparecen.

Y como nada sabe de ellos,
tampoco sabe de los otros que vendrán.
Pero esta luz de azogue,
de afiladas navajas pendencieras,
la anuncia
con un golpe repentino en las pupilas,
el crimen desolado que le espera.
Gorrión

						
Apenas un instante atrás,
entre los setos verdes
y las ramas del tomillo,
surgió cortando el aire.
Febril.
Como un disparo.

Y en ese instante atroz,
en descampado,
lo devastó un suspiro.