Jack Kerouac

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

de Los orígenes del gozo en poesía

La nueva poesía norteamericana en tanto que tipificada por el Renacimiento de San Francisco (lo que quiere decir Ginsberg, yo, Rexroth, Ferlinghetti, Mc. Clure, Corso, Gary Snyder, Philip Lamantia, Philip Whalen, supongo) es una especie de nueva-vieja poesía lunática zen, escrita tal y como entra en la cabeza según va viniendo; poesía que regresa a su origen, al niño bardo, auténticamente ORAL como dijo Ferling, en vez de grises palabrerías académicas. Poesía & prosa hace largo tiempo que han caído en las falsas manos de lo falso. Estos nuevos poetas puros se confiesan públicamente por el simple placer de confesarse. Son NIÑOS. También son homeros infantiles de barba gris cantando en la calle. CANTAN, VACILAN. Esto es diametralmente opuesto al fogonazo de Eliot, el cual notifica tan tristemente sus reglas negativas terribles como el acusativo correlativo, etc., lo que es precisamente un enorme estreñimiento y en definitiva, castración el puro impulso masculino a cantar libremente. A pesar de las secas reglas que estableció, su poesía es sublime en sí misma. Podría decir montones de cosas más pero no tengo tiempo ni ganas. Pero la de San Francisco es la poesía de una nueva Locura Santa como la de tiempos pasados (Li Po, Hanshan, Tom o Bedlam, Kit Smart, Blake) aunque también tenga esa disciplina mental tipificada por el haiku (Basho, Buson), es decir, la disciplina de señalar las cosas directa, pura, concretamente, sin abstracciones ni explicaciones, wham wham el auténtico canto triste del hombre.

Traducción del francés de Jean-Louis Incogniteau

.

Jack Kerouac

POEMAS

						
         1
Un día estarás tumbado
allí en un delicioso trance
y de pronto una caliente
brocha enjabonada te será
aplicada en la cara
—lo tomarás a mal
—un día el
empleado de la funeraria te afeitará
         2
Dulce amor monstruañoso
De los mimos de mamá
¡Eh!
Llama Dios a la Madre
Para detener esta lucha
         3
Yo eso repetí & agoté
el metro & perdí 2 centavos
Yo que fui multado
Para ser gallardo
Y refinado
         ¡Ay!

Yo que fui
¡Aúúúú!
El búho
En la ventana
         4
Vieja cagada de perro navajo, tú
tus bienes son los mejores
bienes que he visto nunca ¿por qué
parece loco tu perro
cuando ladra?

¡Eh, sabueso!
         no te comas crudo ese conejo muerto
         delante de mis narices
         —caliéntalo un poco
1953-4? / 1968
Himno

						
Y cuando me mostraste el puente de Brooklyn
         por la mañana
                  ¡oh Dios!
Y la gente resbalando sobre el hielo de la calle,
dos veces,
         dos veces,
                  dos personas diferentes
                  cruzan, yendo a trabajar,
                  tn dispuestas y confiadas,
                  abranzando su piadoso
                  Daily News mañanero
                  resbalan en el hielo & caen
                  ambas dentro de 5 minutos
                  y yo lloro, lloro
Eso es cuando me enseñas las lágrimas, ¡Ah
         Dios! por la mañana,
                  ¡Ah, tú!
Y yo apoyándome en el farol sollozando
ojos,
         ojos,
                  nadie sabe que lloro
                  o no se preocupan de nada
                  pero ¡Oh! vi a mi padre
                  y la madre de mi abuela
                  y las largas filas de sillas
                  y lágrimas sentadas y muertas,
                  ¡Ay de mí!, sé Dios que 
                  tenías planes mejores que ése
Así que cualquier plan que tengas para mí
Extrema majestad
Haz que sea corto
         breve
Haz que sea enérgico
         llévame a casa a la Madre Eterna
         hoy
A tu disposición de cualquier modo,
         (y hasta entonces)
1959
Poema

						
Exijo que la raza humana
deje de multiplicar su especie
         y se humille
         lo advierto

Y como castigo & recompensa
por hacer este alegato sé
         que renaceré
         el último ser humano 
Todos los demás muertos y yo
una anciana errando por la tierra
         gimiendo en cuevas
         durmiendo sobre harapos

Y a veces charlo, a veces
rezo, a veces lloro, como guiso
         en mi pequeña cocina
         del rincón
"En cierto modo siempre lo supe"
         digo
Y una mañana no me levanto de los harapos
1962
Poema sobre el Doctor Sax

						
En sus años declinantes el Doctor Sax era un viejo vago viviendo
   en hoteles destartalados ubicados en los ruinosos alrededores
     de la calle 3 en SF_ Él era un anciano genio de locas melenas
       a quien el pelo le crecía de las fosas nasales, como el pelo
        que le crecía de la nariz a Aristadamis Kaldis el pintor,
          y tenía cejas extendidas, de una pulgada, como las
           cejas de Daisetz Susukio el Maestro Zen de quien
            se ha dicho, que, cejas de ese tipo tardan toda
              una vida en crecer tan largas y de ese modo
               representan al arbusto del Dharma que una
                 vez que echa raíces es demasiado fuerte
                    para arrancarlo con las manos o con
                                   un caballo______


Que esta sea una lección para todas aquellas
  chicas que se depilan las cejas y para
    ustedes  (también) jóvenes cantantes
     del coro que acaban detrás del
            monumento
             en la catedral
              de San Pablo
      ("gritándoles a sus madres
          en hogares lejanos
            Mater Mía, estáte en casa
             para la Pascua")


El Doctor Sax maestro conocedor de la Pascua
  reducido a sus penurias se contentaba
    mirando los vitreaux de las viejas iglesias
     Sus únicos 2 amigos en esta vida, esta imposible
       vida dura en la que no importan las condiciones
         en las que se manifiesta, eran Bela Lugosi y Boris
           Karloff, quienes una vez al año atravesaban
             con sus cabezas gachas
                las brumas del atardecer
                 para visitarlo en su habitación
                   de la calle 3,
                     mientras las campanas de San Simón tañían
                       las tristes notas de "Kathleen"
                        música dolorosa que flotaba
                          sobre los techos de los viejos hoteles
                            donde otros viejos similares al Doctor Sax
                                   se sentaban en las camas del
                                       dolor inclinando sus cabezas
                                          con sus rosarios en los pies,
                                              Oh, gimiendo
                                                por los hogares para las
                                                          palomas perdidas
                                                       o la blanca paloma 
del
                                                               tiempo 
inmemorial
                                                                          de 
las rosas
                                                                          de 
la no nacida
                                                                   felicidad 
del asombro_____


Y ahí Sax y Bela se sentaban en la pequeña habitación
  Sax en el borde de su cama con una botella de vino
    malo en su mano, Bela en la vieja mecedora y Boris
     permanecía de pie a un costado del lavatorio
                                   y suspiros_____


Entonces Sax decía lo de siempre
"Por favor hagan de monstruos para mí"
  y por supuesto los viejos actores que lo amaban
    profundamente y lo venían a visitar por una humana
      tierna sentimentalidad -ninguna monstruosa razón-
        protestaban, pero él se emborrachaba y
         lloraba_ Boris entonces era el primero: extendía los brazos
          y hacía de Frankenstein  ¡UCK!
            luego Bela se ponía
              de pie estiraba su capa ensayaba su mirada
                 maliciosa y se aproximaba a Sax que como de costumbre
                                       chillaba asustado______
Traducción: Esteban Moore

Las fechas que siguen a los poemas indican el año de su publicación, y no necesariamente el de su composición.

© The Estate of Jack Kerouac, 1971
© colección Visor de poesía.
Versión de Mariano Antolín Rato

La inclusión de estos poemas de William Blake en
Poéticas es una atención de

Biblioteca Virtual BEAT 57

beatcincuentaysiete@hotmail.com
http://ar.geocities.com/beat_virtual