Jim Morrison

Directorio Inicio
DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

       Jim Morrison (James Douglas Morrison) nació en Melbourne, Florida, EEUU, en 1943 y murió en París en 1971. Durante su infancia y su adolescencia vivió en diferentes ciudades y bases militares de Estados Unidos debido a los continuos traslados de su padre, que era militar. Luego de estudiar cine en Los Ángeles se dedicó a la que fue su primera y constante vocación artística: la poesía.

       Como cantante de The Doors se convirtió en el símbolo de la rebeldía de la Costa Oeste estadounidense a comienzos de los setenta. Lector apasionado de Rimbaud, Artaud, Nietzsche y William Blake, tras repetidos procesos judiciales por drogadicción, abandonó la música para dedicarse a escribir y se radicó en París. Al poco tiempo, el 3 de julio de 1971, fue encontrado muerto en la bañera de su departamento.

Libros publicados

  • The Lords, 1969
  • The New Creatures, 1969
  • An American Player, 1970
.

Jim Morrison

POEMAS
Una plegaria americana

						
¿Has sentido el calor del progreso
  bajo las estrellas?

¿Sabes que existimos?

Has olvidado las llaves
   del reino

¿Has nacido
  y estás vivo?
              
Reinventemos a los dioses, a los mitos
   seculares

Adoremos los símbolos de los profundos bosques ancestrales

(Has olvidado la lección
   de la antigua guerra)
              
Necesitamos doradas, inmensas copulaciones
              
Los padres cacarean en los árboles
   del bosque
Nuestra madre murió en el mar
              
¿Sabes que son plácidos almirantes
   quienes nos conducen al exterminio
y que obesos y torpes generales adquieren
   el obsceno vicio de la sangre joven?
              
¿Sabes que nos gobierna la t.v.
La luna es una bestia de sangre reseca
Bandas de guerrilleros lían porros
   en el vecino patio de viña verde
y se aprovisionan para la guerra en las inocentes espaldas
   de boyeros agonizantes?
              
Oh gran creador del ser
concédenos una hora más para
   redondear nuestro arte
   y perfeccionar nuestras vidas
              
Las polillas y los ateos son dos veces divinos
   y moribundos
Vivimos, morimos
y la muerte a nada pone fin
Seguimos viaje hacia la
   Pesadilla
              
Cuélgate de la vida
   Flor nuestra de pasión
Cuélgate de las conchas y de las vergas
  de la desesperanza
Nuestra última visión nos la dio
   la gonorrea
La entrepierna de Colón se hinchó
   de muerte verde
              
(Le toqué la pierna
   y la muerte sonrió)
              
Nos hemos reunido en este loco
   y antiguo teatro
Para pregonar nuestra pasión de vivir
   y huir de la multitudinaria sabiduría
   de las calles
              
Han echado abajo las puertas
Protegen las ventanas
y queda uno
Para bailar y salvarnos
Con la divina burla
   de las palabras
La música enciende el ánimo
              
(Cuando a los asesinos del único Rey verdadero
deambular libres se les permite
mil Brujos aparecen
   en el país)
              
Dónde están los festines
que nos prometieron
Dónde el vino
el Vino Joven
       (muriendo está en la viña)
              
burla constante
concédenos una hora para la magia
Nosotros los del guante de púrpura
Nosotros los del vuelo de estornino
  y hora de terciopelo
Nosotros los de la raza del placer árabe
Nosotros los de la bóveda del sol y de la noche
              
y por vuestra sedosa
acolchada casa
una cabeza, sensatez
y una cama
              
Turbulento decreto
La burla constante
te reclama
              
Teníamos la costumbre de creer
en los buenos tiempos
Seguimos disfrutándolos
En cuentagotas
              
Las Cosas de la Bondad
y un cejo desfruncido
Olvidan y toleran
              
¿Sabías que la libertad existe
   en un libro escolar?
¿Sabías que los locos
   gobiernan nuestra cárcel
en una celda, en una checa
en un remolino blanco,
libre y protestante?
              
Estamos colgados cabeza abajo
   al borde del aburrimiento
Buscamos la muerte
   en el cabo de una vela
Buscamos algo
   que nos ha encontrado
              
Podemos inventar nuestros propios reinos
imponentes tronos de oro, esos sitiales de lujuria,
y estamos obligados a amar, en herrumbrosas camas
              
Ser un collage de polvo de magazine
rascado en las frentes de los muros de seguridad
Esta es la cárcel perfecta para quienes deben
levantarse temprano y luchar por esos
valores inservibles
mientras muchachas llorosas
exhiben sus miserias y hacen pucheros
delirantes palabras para
un personal que está de atar.
              
Oh, estoy harto de dudas
Vivo en la luz de la certeza
Sur
              
Crueles vínculos
Los sirvientes tienen el poder
hombres-perros y sus mezquinas mujeres
cubren con míseras sábanas
a nuestros marineros
(¿dónde estabas a la hora de apoyarnos?)

¿Ordeñar un bigote?
¿o moler una flor?
Estoy harto de caras agrias
Que me observan desde lo alto
de su Torre de T.V. Quiero rosas en
el cenador de mi jardín. ¿Entendido?
              
Nos esperan para llevarnos
   al jardín dividido
¿Conoces la palidez y el impúdico temblor
   de la muerte que llega a insólitas horas
   sin avisar, sin cita previa
como una horrible invitada empalagosa
   con la que te has encamado?
              
Con nosotros fabrica ángeles la muerte
   y nos pone alas
donde teníamos brazos
   suaves como garras
   de cuervo
              
Basta de dinero, basta de disfraces
Este otro Reino parece con mucho el mejor
hasta que su otra mandíbula revela el incesto
y la relajada obediencia a una ley vegetal
              
No iré
Prefiero un Festín de Amigos
a la familia Gigante
(1970)

Traducido por Ana María Moix