Jorge Gómez Jiménez

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

La poesía es el género literario más elevado y, por lo mismo, de apreciación más extrema. Se puede ser un poeta de buena o de pésima calidad, pero el punto medio no tiene Sustancia, lo que lo ubica más hacia lo pésimo que hacia lo bueno.

Usar palabras administrando sílabas en la medida justa, llevando al paroxismo las posibilidades de la palabra como evocadora de imágenes, es un esfuerzo sobrehumano que pocas veces somos capaces de cumplir satisfactoriamente.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Escritor venezolano nacido en Cagua, estado Aragua, en 1971. Es diseñador gráfico en una agencia publicitaria en Cagua. Es divorciado y tiene tres hijos: Gabriela (1990), Mariana (1994) y Jorge (2000).

Libros publicados

Cuento

  • Dios y otros mitos, Senderos Literarios, 1993

Novela

  • Los títeres, Baile del Sol, Tenerife, 1999

Ensayo

  • La educación secundaria venezolana: un muerto sin dolientes, Editorial El Tabloide, 1985

Antologías

Figura en Narrativa de Aragua (1970-1996), Secretaría de Cultura del estado Aragua, 1997 y en Mini-cuentos de Aragua, Secretaría de Cultura del estado Aragua, 2001

Premios y distinciones

  • Premio Semana de la Juventud, Ateneo de La Victoria, 1996
  • Premio Poeta Pedro Buznego, Casa de la Cultura de El Consejo, 1997.
  • Obtuvo el segundo lugar en el 3r. Concurso de Mini-Cuentos Los Desiertos del Ángel, Secretaría de Cultura del estado Aragua, 1998.

Otras actividades

Fue sucesivamente, en 1988 y 1989, subdirector y director de la Peña Literaria Cahuakao, en Cagua. Dirigió el semanario El Tabloide, de Cagua, entre 1990 y 1993. Entre 1996 y 2000 editó en Internet la revista literaria Letralia.com. Es columnista de la revista Candelaria, Turmero, y del periódico La Red, Caracas.

.

Jorge Gómez Jiménez
http://www.lared.com.ve

POEMAS

						
Toma una pluma
dibuja unos flequillos
unos espirales
unos foquitos
mide la distancia
entre dos letras
y fulmina un punto
convirtiéndolo en coma.
Qué aburridos suelen ser
los bloqueos.
5.4.99
 

						
Mi primer beso lo recibí
de una verdadera profesional.
Tenía una lengua dúctil,
capaz de moverse a la velocidad
de los latidos del corazón,
dotada de una habilidad artimañosa
para construir abismos interiores
en las noches.
Pero si de algo podía preciarse
tal artista de tales juegos,
era de poseer un dominio absoluto
de ciertas técnicas mortales de succión,
con los que una noche aspiró mi memoria
para llenar el vacío
con una sensación desasosegante
parecida a la nostalgia.
5.4.99
 

						
Aprenderé a movilizar terremotos estruendosos,
construiré remolinos para modelar olas enormes,
inflaré nubes en el infierno,
propiciaré estallidos en las entrañas de la tierra,
dominaré las artes de la secta del rayo,
todo por ti,
para vengarme.
26/6/99