Jorge de Sousa Braga

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

Sousa, un poeta portugués

      Jorge de Sousa Braga pertenece a la generación de poetas posrevolucionarios y maneja con envidiable desenfado y soltura un estilo de poesía desprovista de métrica, pero abundante en cadencias y ritmos originales. Se entiende por poetas posrevolucionarios a la generación de jóvenes poetas portugueses, es decir, a la generación que adquirió notoriedad y soltura en los años 70, luego de la caída del salazarismo. Se prodiga en un Portugal distinto, incorporado a la Unión Europea.

      En sus poemas conviven la ironía y el desencanto, los cuales dan como resultado una mirada que indaga y profundiza analíticamente en temas actuales, ejerciendo en algunos casos una refinada crueldad de juicio para estos siglos en los que le ha tocado vivir.
      
      A lo largo de toda su producción nos enfrenta con una sedosa acritud que maneja con vigor, adueñándose del ánimo del lector partiendo, precisamente, de las circunstancias del lector común, que no son otras que las del propio autor.

      Su obra ha evolucionado con el paso del tiempo y evidencia una entrega total hacia los elementos de la naturaleza. Los ríos, el agua, el tiempo, el amor y hasta el milagro del cuerpo humano como creación sorprendente, lo llevaron a escribir Os pes luminosos, Fogo sobre fogo y A ferida aberta.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

      Nació en Oporto en el año 1956. Además de escribir poesía ha traducido, de la versión castellana al portugués, algunos poetas orientales, como Basho y Li-Tai-Po. Es médico de profesión.
      
      Demostrando una especial inclinación por el castellano, tradujo también a Borges, tal vez teniendo en cuenta las raíces lusitanas del gran Georgie.

Libros publicados

Poesía

  • Os pes luminosos
  • Fogo sobre fogo
  • A ferida aberta
  • Por la mañana despertamos todos con una perla en el culo, 1980
  • Ulises, 1981
  • Huelga de los controladores de vuelo, 1983
  • Boca del infierno, 1984
  • Plano para salvar Venecia, 1991

Otras actividades

Ha sido invitado con frecuencia para intervenir en Universidades, tertulias, simposios, etc.

.

Jorge de Sousa Braga

POEMAS

      Me senté sobre mi siglo y ordené una Coca-Cola. Es terrible llegar al final del siglo de los refrescos con esta infinita sensación de sed.

      El siglo veinte es un vasto desierto de pozos de petróleo. Perforé el suelo de mi tierra, mas lo que me salió fue un borbotón de poemas.

      Esta noche tuve una pesadilla. En mis venas, no corría sangre, era petróleo. Y acababa yo de descubrir un pozo de sangre.

      Einstein fue una especie de luciérnaga verde fosforescente, una de las raras personas poseedoras con luz propia en un siglo donde la mayoría tanteaba (y tantea aún), en lo oscuro.

      Mi siglo no llegó a andar a gatas. Con ocho años ya se arrastraba por las minas de carbón; poco tiempo después combatía en las trincheras. Y las únicas lágrimas que le vi llorar, fueron las de los gases lacrimógenos.

      La mejor manera de conocer mi siglo es en góndola.

      Cada vez se apodera de mí la convicción de que la salvación de mi siglo pasa por la salvación de Venecia, si es que no son una y la misma cosa.

      Se aproximan épocas de gran religiosidad. Para prepararme yo voy cultivando religiosamente la cera en los oídos.

      Todas las personas dejan una marca indeleble en el siglo por donde pasan, una pisada en la arena o el nombre escrito en letras de oro en el pedestal de las estatuas. La única marca que yo quiero dejar, es un pequeño mordisco detrás de la oreja.

      Me senté sobre mi siglo y pedí que me trajeran una Coca-Cola...

De Plan para salvar Venecia