José Geraldo Neres

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

José Geraldo Neres y los Poemínimos

por Ricardo Alfaya *

       José Geraldo Neres, de la nueva generación de poetas de Diadema-SP, viene desarrollando una poesía lírica en la que se puede percibir cada vez más la tendencia a la concisión.

       Parte de su producción se vuelca a la temática social, tal como se lee en la antología Poética Social: Tiempos Perplejos, coordinada por Beth Brait Alvim, del Departamento de Cultura de Diadema (2002) obra que, desde luego, le ha llevado a editar en Internet la revista homónima "Poética Social", donde tengo el gusto de colaborar. En ese aspecto, su poesía se revela muy sólida en sus manifestaciones a favor de las minorías, de los excluidos, a favor de la paz y la justicia entre los hombres.

       El poeta nos muestra otra vertiente de mayor complejidad. Se trata de poemas de fuerte simbolismo, que no pocas veces recurren a imágenes surrealistas y al realismo fantástico. Quizá por esa razón, su poesía tiene buena receptividad por parte de los editores de sitios virtuales en español, que vienen divulgando el trabajo del autor.

       José Geraldo también se dedica a la poesía erótica, de la cual hay ejemplos en el sitio electrónico de la escritora Vânia Moreira Diniz, poemas que forman parte del "Proyecto Ambrosía".

       Vemos en él, además, una inclinación por los poemas de máxima concisión, los "poemínimos", trabajos en los cuales se aligera de todo el peso al tiempo que se revela la faceta más leve y espiritual del poeta. Sin embargo, puede notarse aquí la influencia de la poesía oriental, en particular del haiku, que Neres incorpora a su peculiarísimo modo.

       Muchos de los poemínimos combinan la libertad de un decir más claro, libre y directo, con la inquietud social. Como si una melancolía perturbara el juego, lo nublase, al tiempo que deja en el poema un rastro de sombra. Así ocurre en la hermosa tercerilla:

lodo negro
sin alegría
juega un niño

       Por otra parte, llama la atención la cantidad de poemínimos en los cuales los niños son mencionados. Y el verbo "jugar" aparece en otra tercerilla. Ahora es el tiempo el que juega en una imagen simbólica, ambigua, al mismo tiempo lúdica y dramática, pudiendo aún servir de ejemplo para lo que hablamos más adelante sobre los estados meditativos, en los cuales ocurre una suspensión del flujo del pensamiento lo cual, en cierto modo, se relaciona también con una idea de un tiempo detenido.

el tiempo juega
carruaje suspenso
muralla de agua

       Volviendo al tema de los niños, es interesante ver cómo existen alternancias entre los momentos de dolor y sufrimiento en contraste con otros de entrega y arrobo. Vamos a ver algunas tercerillas más:

lata en la cabeza  
niño en el vientre
¿adónde va?



            gesto
            gestante, dolor
            grita un niño  


                            leche
                            gusto de madre
                            toco  su pecho 


                                        llora el niño
                                        dulce esperanza
                                        en el  cuello de la madre 


                                                                helecho
                                                                - acuna -
                                                                duerme el chico

       En entrevista a Rodrigo de Sousa Leão, para la publicación virtual Balacobaco, afirmé que, en general, hay posiciones encontradas respecto a la cuestión de la preponderancia de la razón o de la emoción como fuente creadora en la poesía. Con todo, hay otro estado capaz de engendrar un poema: la meditación. Del estado de concentración meditativa, que lleva a la mente a quedarse tranquila, vacía, desierta, receptiva, puede emerger el "insight". A juzgar por algunos textos, es muy probable que ciertos poemínimos de José Geraldo sean fruto de un estado alterado de la conciencia, pues parecen el resultado de una situación "alfa". En ellos, los paisajes evocados sugieren metáforas de la mente, cuando está en estado meditativo. Además del poema a que nos referimos en el séptimo párrafo, observen las tercerillas:

el viento
acaricia el día
en la hierba soñolienta


        lentamente
        el día camina
        la trilla del tiempo


                    el silencio de la luz
                    sonrisa-oscura sin fuerza
                    y el suelo

       Para las anteriores consideraciones, hemos ejemplificado con tercerillas. Sin embargo, otros poemínimos del autor presenta un número diferente de versos. Como ejemplo, cerramos con este, en el cual aparecen las características de surrealismo y erotismo mencionadas anteriormente.

       La sensualidad en la poesía de José Geraldo huye de lo trivial. En una época en la que el "sexo explícito" se ha hecho lugar común en el género, el poeta ha preferido recurrir a la sensualidad implícita, transformando muchas veces los objetos y elementos de la naturaleza en sujetos o intermediadores de la acción, conforme sucede en este creativo poema relacionado con el Génesis:

fruto pecado
manzana muerde pera
blando cuerpo
jóvenes±
cuerpos pegados
temiendo la libertad

       Naturalmente, hemos quedado lejos de agotar las posibilidades de lectura de los poemas mencionados. Y existen varios otros que ni siquiera llegamos a citar, que requerirían una análisis. Nuestra intención fue solamente sugerir algunos rastros, ofrecer un acercamiento al autor y también contribuir para que sus poemínimos logren del lector la atención que merecen.

* Ricardo Alfaya, es periodista, poeta y escritor carioca (natural de la ciudad del Río de Janeiro). Editor de "Nozarte Informativo Impresso e Eletrônico". Autor de innumerables reseñas, prólogos y ensayos literarios.

Traducción por Rafael Roldan, revisión por Francisco Álvarez Velasco

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

       Es poeta y escritor, cofundador del Grupo Palavreiros, grupo de escritores y poetas residentes en Diadema/SP/Brasil. En la actualidad es coordinador de comunicación, programador del sitio Palavreiros, y co-editor de la revista "Poética Social".

.

José Geraldo Neres
http://www.palavreiros.hpg.ig.com.br

POEMAS
urbe gris

						
alas
navajas
carne
lamento silencio

en otro día
              bultos
la ciudad
absorbe vida
             películas quemadas al sol


                  urbe cinzas
Revisión: Marcela Collins
Homo sapiens II

					
a Carmen Pérez Valerio
atmósfera, espasmos
la fiera discurre
genio
en máscara de sonrisa
lacra la lámpara
la luna llora
la ausencia del lobo
la magia encarcelada
en el planeta azul
la nidada rueda
          desertada por la muerte
Traducción de Rafael Roldán
oraciones

						
oraciones en neón
pequeño rostro
en sombrero vacío
suplica notas
en la noche sorda

pulsa la esquina
en gotas teñidas de hiel

(lamento sombrío)

ojos sin rocío
corren a mi lado

                     ¿futuro?
Revisión: Marcela Collins
Del libro inédito Homo-Sapiens - poemas sombríos