Juan Jacinto Muñoz Rengel

Directorio Inicio
DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Juan Jacinto Muñoz Rengel nació en Málaga en enero de 1974. Se licenció en Filosofía por la Universidad de Málaga, para luego adquirir el título de Especialista en Ciencias Cognitivas Aplicadas. Ha ejercido la docencia tanto en España como en el Reino Unido. En 1998 fundó la revista de filosofía y teoría de la literatura Estigma. Ha trabajado como columnista en diversos medios y ha colaborado con revistas especializadas de todo el mundo, como Anthropos, Clarín, Barcarola o Clío, el pasado presente.
En los últimos años su trayectoria como autor de relato corto ha sido avalada por más de una veintena de premios nacionales e internacionales, entre los que se encuentran los más relevantes del panorama literario en nuestra lengua, entre ellos el Fernando Quiñones, el Julio Cortázar de Cuba, el Miguel de Unamuno, Hucha de Oro, o La Felguera, el certamen más antiguo de España en su modalidad.
Actualmente vive en Madrid y escribe cada día en la Biblioteca Nacional.

Libro

Libro inédito

  • Crónicas de Simaruba, novela

Premios y distinciones

  • II Premio de Prosa del IX Concurso Literario "Dulcinea", convocado por Acción Cultural Miguel de Cervantes, Barcelona, 1996.
  • Finalista del I Concurso Literario Hojas Iconoclastas, Premio "Salman Rushdie" de Narrativa Breve, Barcelona, 1997.
  • II Premio del Concurso Literario de Relatos "Maestro de Sueños", convocado por la Asociación Cultural Maestro de Sueños, 1998.
  • Finalista del XVII Certamen Literario "Ciudad de Vélez-Málaga", convocado por el Excmo. Ayuntamiento de Vélez-Málaga.
  • Primer Premio de Relato de la VII Muestra de Literatura Joven "Ciudad de Málaga", convocado por el Excmo. Ayuntamiento de Málaga, con los relatos "El hombre inacabable" y "Durante la lluvia", 1999.

Colaboraciones

Colaborador ocasional de suplemento Papel Literario del Diario de Málaga.
Ha publicado artículos, relatos y poemas en revistas como Almoraima (Cádiz), Argos (Guadalajara, México), Caminos (Madrid), Crítica Abierta (Madrid), Espéculo (Madrid), Estigma (Málaga), Hojas Iconoclastas (Barcelona), Iberomanía (Berlín, Alemania), Razón y Palabra (Monterrey, México), Revista Chilena de Literatura (Santiago de Chile), Thémata (Sevilla) y diversos suplementos culturales. Algunas de sus narraciones constituyen parte del libro 100 relatos geniales de la editorial Jamais.

Membresías

Es miembro de:

  • La Asociación Andaluza de Filosofía (AAFI), sede en Granada, del Centro de Estudios y Documentación Jorge Luis Borges de la Universidad de Aarhus (Dinamarca)
  • El Foro Borgesiano de la Asociación Borgesiana de Buenos Aires (Argentina)
  • La Asociación de Jóvenes Escritores de España (ASEJE)
  • El Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias
  • Es miembro de honor de la Asociación Internacional de Estudiantes de Económicas y Empresariales (AIESEC), sede en Málaga.

Otras actividades

Es codirector de la revista de filosofía y teoría de la literatura Estigma, editada por la Diputación de Málaga. Es asimismo columnista del periódico andaluz Cibersur.

.

Juan Jacinto Muñoz Rengel
jjmrengel@worldonline.es

POEMAS

Automatismos
            
Mis pensamientos no son letras,
carecen del orden.
La letra no pesa, ni siente la culpa.
Escribir no es en realidad una forma de comprender el mundo
sino uno de mis hábitos para olvidarlo.
Bajo el dolor de la vida que no vivo
cada día soy más adicto
a los automatismos, torpe, ciego, borracho.
No sé hasta cuándo podré evitarme.
Compongo una frase
me distraigo en una idea
alargo una mirada hacia el bochorno.
Espero que no por mucho tiempo más.
            
Aprendí a vivir de pequeño,
nadie me dijo que eso se podía olvidar.
Nadie me habló de atalayas,
de miedo monótono
que nada tiene que ver con el pánico,
de la pereza ni de la alergia a los otros.
Nadie me enseñó a abrir puertas cerradas por uno,
ni me advirtió que los sentidos se atrofian.
Pinté mapas, de pequeño,
nadie me indicó dónde morder la realidad
y zambullir la cara y restregarse y abrir los ojos por mucho que escuezan
y llenarse de barro y arrancarse el pelo y abrirse el pecho y beberse su sangre
y morir de cualquier cosa menos de rutina.
Nadie me enseñó a eso.
            
No duermo estoy despierto y no duermo
no duermo
La luz es la angustia
La noche es sudor, desierto de a metro y remolino
Me duele pensar y
mis brazos mi tórax mis hombros creen en la culpa
Por qué tiene que haber un mañana
No quiero dormir
No quiero estar despierto
            
En la noche, recuerdo el abismo que fui
y acaso que volveré a ser.
Salto arriba, escapo
no quiero ser todas las cosas, 
no quiero.
...
Me escondo en la artesanía mecánica, diminuta
de la tinta y los cafés y las frases terciadas, la indiferencia
No quiero ser todas las cosas,
me falta valor o no tengo ninguno,
me reduzco a los pormenores
-que me asquean-,
me creo mis menudencias
y olvido que soy todas las cosas.
            
Es el Elíseo, el Tártaro, la metrópoli.
Entre el desorden de las caras,
el bullir de las cosas y gargantas,
confuso, ebrio de alcohol y de gente y de mensajes, me desconozco.
¿Dónde simulan todos que van?
No sé leer usos ni modas,
ignoro la mayoría de los símbolos.
De los otros sólo conozco la mirada;
de mí ni eso.
No sé qué soy.
Al menos sé que no voy a ningún sitio.
            
Mi mano es muchedumbre finita de signos.
Ahora sestea ociosa sobre la barra,
mancillada por la sucia pátina de aguardientes;
ha abandonado la pluma
y un blando rayo de luz la calienta.
La luz viene de fuera, del universo de los otros cuerpos,
de otros ojos, de otras manos.
He vivido del terror a los otros.
Ahora acaso quisiera salir
-o necesito creerlo-,
me muevo,
pero noto que es el bar el que me anda,
el mundo me anda, la vida me recorre burlona.
También mi mano me merodea,
y salta a mis ojos y los cierra,
y mi cabeza, muerta hace tres días, se resigna.