Lisandro González

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

Hace poco, para una publicación colectiva de poetas rosarinos, se nos instó a deslizar alguna reflexión sobre la poesía. Para no ser reiterativo, elijo este espacio para manifestar una suerte de gratitud para referirme a dos fuentes o caminos hacia la poesía.

El rock, parte indiscutible de mi vida, de la banda de sonido de mi vida, fue esencial para vislumbrar la poesía. Simplemente, recordar aquel libro con las letras de Génesis —etapa Peter Gabriel— con verdaderos hallazgos poéticos de profundidad, en un vaivén entre lo mitológico, el slang, el humor, la ironía, lo sinfónico, el rock; libros y discos si se quiere inciáticos.

A los poetas rosarinos, por su poesía escuchada y leída, su gran generosidad hacia los jóvenes, hacia sus textos. Y no uno, sino muchos, a quienes les debo agradecer el haberse detenido y ayudado enormemente en esta particular actividad. Y sus poemas, de y con esta —aun con sus penas y miserias— maravillosa ciudad, que me han llevado a que se me dificulte vislumbrar el sentido de la poesía sin Rosario.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Lisandro González nació en 1973.

Libros publicados

  • Esta música abanica cualquier corazón, Homo Sapiens Ediciones, 1994
  • Leña del árbol erguido, Ediciones Poesía de Rosario, 2000

Premios y distinciones

Fue seleccionado en la Convocatoria a Jóvenes Poetas en el Homenaje a Edgar Bayley, 1995
Segundo premio en la Bienal de Arte Joven organizada por la FUBA, 1996

Traducciones

Poemas suyos han sido traducidos al portugués.

Antologías

  • Disco compacto Voces de poetas
  • Los que siguen, veintiún poetas rosarinos, 2002
  • Páginas de poesía en Internet

Jurado

Ha integrado el jurado del concurso de poesía organizado por la revista “Los Lanzallamas”, 1999

Publicaciones y colaboraciones

Ha colaborado y publicado en revistas y suplementos literarios de Rosario, Santa Fe, Buenos Aires, Uruguay y Méjico.

.

Lisandro González

POEMAS
OTRAS CRÓNICAS

						
       I
Las lunas entran
en éxtasis
y maquillan sus rostros ocultos.

Peinan sus acuosas cabelleras
y comienzan a palpitar.
Aparean
y provocan las mareas.
       II
Pájaros náufragos
se detienen ante
la metamorfosis.

Eligen la más pequeña
y huyen.

Tal vez, la devoren
bajo la sombra
de algún sol perverso.
       III
Las lunas 
continúan su danza lentísima
-leves lágrimas se cuelan
en madrugadas-.

Arrojan vapores,
perfuman 
y adormecen al planeta nutritivo.
       IV
Sin gravedad
giran en torno
del astro narcotizado.

Huelen sus crepúsculos
y se relamen.
Quitan la cáscara

y brilla intensa
la carne acuosa.
Lo adoban

con las cenizas estridentes
de un quasar.
       V
El día del banquete
la cola del cometa
filetea el manjar
con que las lunas podrán saciarse,

junto al licor que prodigan las estrellas.
 
UN AMOR DE PELÍCULA

						
1.0
era clásica
la postura de los amantes
desde el piso alto
frente a la avenida
sólo tiritaban
las puntas de sus pies
y la pelusa 
de sus orejas
2.1
él se levantó 
hasta el baño
a tomar agua

un insecto verde y rojo
se posó en su vientre
algo oscuro

le llevaba un mensaje de amor
que lerdamente aplastó
2.4
mañana vuelven
a la trinchera
donde el mundo se 
vuelca en un pañuelo
mientras tanto
se asoman a la terraza
a ver 
las cintas de tristeza
que elige el cielo
3.0
los plátanos están crujientes
el otoño se ha dolosamente
demorado
ella se lava las pupilas
y recuerda la niña de la foto

vuelve a la cama
y se pone la escafandra
3.9
un globo de silencio
se eleva hasta enfriarlo
todo

salen

en el cine 
se acuerdan del cine
y se olvidan del otro
4.2
ven la belleza del campo
de la ciudad
y la del alma
así sucesivamente
cambiando los canales
4.25
después de todo
no es tan mala
esta compañía

tal vez no sería entonces
tan plácida
la estación

toman vino en sus tazas
y se zambullen de cabeza
a la profundidad del día