Manuel Bandeira

Directorio Inicio
Brasil, 1886-1968
.

Manuel Bandeira

POEMAS
POÉTICA

						
Estoy harto del lirismo comedido
Del lirismo bien educado
Del lirismo funcionario público con libro de
    registro expediente protocolo y
    manifestaciones de aprecio al señor director
 
Estoy harto del lirismo que se detiene para
    buscar en los diccionarios el cuño vernáculo
    de un vocablo
 
Abajo los puristas
Vengan todas las palabras sobre todo los
    barbarismos universales
Todas las construcciones sobre todo las
    excepcionales
Todos los ritmos sobre todo los innumerables
 
Estoy harto del lirismo enamorado
Político
Raquítico
Sifilítico
Del lirismo que capitula ante lo que fuera
    de sí mismo
 
Además no es lirismo
Será contabilidad tabla de cosenos secretario
    de los amantes con cien modelos de cartas y
    las diferentes maneras de agradar a las
    mujeres, etc.
 
Prefiero más bien el lirismo de los locos
O el lirismo de los borrachos
El difícil y punzante lirismo de los borrachos
O el lirismo de los clowns de Shakespeare.
 
-No quiero saber nada del lirismo que no es
    liberación.
Traducción de Luis Alberto Sánchez
TONADA ÚLTIMA DEL CALLEJÓN

						
Callejón en que viviera
Y que canté en unos versos
Llenos de elipsis mentales,
Callejón de mis tristezas
Y de mis perplejidades
Y también de mis amores
(Besos, abrazos, quimeras),
¡Adiós, adiós para siempre!
 
Demolerán esta casa,
Pero no mi viejo cuarto
Que ha de mantenerse en pie,
No como forma imperfecta
De este mundo de apariencias:
Se alzará en la eternidad,
Con sus libros, con sus cuadros,
¡Intacto y puro en el aire!
 
Calle de encendidas zarzas,
De pasiones sin mañana,
Cuánta luz mediterránea
No guardaron estas piedras
En su mocedad suntuosa:
¡Rocíos de las auroras!
¡Pureza de las mañanas!
 
Callejón de mis tristezas,
No me avergüenzo de ti.
¿Fuiste de mujeres malas?
¡Todas son hijas de Dios!
Antes fuiste la calleja
De un convento carmelita...
Luego fuiste de los pobres
Cuando, pobre, vine aquí.
 
Lapa -Lapa del Destierro-,
Lapa de los pecadores
(Mas cuando suenan las seis,
En la voz de las campanas,
Como la voz que anunciara
la concepción de María,
¡Qué gracias angelicales!)
 
Nuestra Señora del Carmen
desde su altar solicita
Limosna para los pobres,
Limosna pide y piedad
Para las mujeres tristes,
Para las negras mujeres
Que de noche se refugian
En los portales del templo.
 
Calle nacida a la sombra
De conventuales paredes,
calle para mí sagrada,
Como sagrada es la vida
A pesar de tus pecados,
Nunca te dejé de amar
Y canto para decirte:
¡Adiós, para siempre adiós!
Traducción de Washington Delgado