Manuel Ruano

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

ALGUNAS CONSIDERACIONES DE OFICIO Y ARS POÉTICA

La palabra adquiere para mí una relación oracular. Toda raíz, toda fuerza de expresión, procede siempre de la naturaleza que mueve las emociones. Por consiguiente, no se debe pronunciar jamás la palabra que no vive en uno.

Ordenar una escritura es separar, excluir, hasta lograr un sustratum incapaz de ser pronunciado por otro que no sea el propio poeta. De ahí mi tesis, de que oir es ver para el poema. Y ver, en consecuencia, es oír el universo de la forma. Sentir ambas cosas, es la base de toda poesía crítica.

Creo que las posibilidades de mi poesía nacen de una técnica que toma de lo real su fantasía y de la fantasía su realidad, hasta establecer un código inviolable, definitivo, entrañablemente ligado a mi visión interior (a mi alter ego), corregido por la exigencia del vuelo mismo y sostenido por razones de imagen, ritmo, estilo, temple y función, para establecer el núcleo esencial. Destilamiento severo, paciente, del discurso poético que sugiere el movimiento de los cinco dedos de una mano invisible. Instrumento capaz, lo sé, de tomar sin someter; de dominar sin oprimir; de encantar sin mediatizar; de liberar sin perder la sensación ajustada a las reglas de construcción, ética y estética, del propio oráculo del poeta. La verdadera poesía ha conseguido desprenderse de la imitación. Tal idea, puede recordar aquellos viejos versos alquímicos: “Si le fixe tu sais dissoudre/ Et le dissous faire voler/ Puis le volant fixer en poudre/ Tu as de quoi te consoler”.

Mi método se sintetiza en las siguientes premisas: anteponer a cualquier verso una intención verdadera, precisa. Darle a esa intención visualidad, diafanidad, garra de tono. Hacer del tiempo una experiencia múltiple, nunca lineal. Mi plan consiste en hacer uso de la simultaneidad. Trato de atrapar la verdad de un golpe. El poema no puede reducirse a un acumulamiento de imágenes ni a un empleo desmedido de la palabra. Me seducen los ritos. Me gusta enfrentarme a situaciones difíciles, a complicaciones verbales que integren un engranaje nuevo, oscilante, en rotación. Porque lo que no aspira al movimiento perpetuo, está muerto. Quizás, esa razón, hace que me gusten los triples saltos mortales de la poesía. He ahí, pienso, su anábasis, su pedrería secreta, el hechizo mismo. Si mi alma es compleja, mi poesía no puede dejar de serla. Sin embargo, nunca he confundido complejidad con aire enrarecido ni espíritu de suficiencia o empeño -a priori-, hacia lo metafísico, de lo que no lo tiene. Actitud muy frecuente en los niños mentirosos y en los malos poetas.

Mis claves, están en conseguir la respiración adecuada, la superposición de tiempos, la simultaneidad anecdótica de los arquetipos y fundir los significados en un precipitado mayor, que manifieste, claro está, esa función específica.

La imaginación poética está condicionada al gusto creativo. El “gusto creativo”, es producto de la afinación permanente de la escala anímica. No obstante, todo eso se puede reducir a la invención, la fantasía y la elocución o arte de vestir con la originalidad, la idea principal. El poema está dividido en infinitas unidades. Y el poema mismo, es una unidad mayor. El sello es el individuo. O sea, el poeta que traza su preceptiva. Creo que cuando existe una oración para la tolerancia del movimiento, existe una puerta abierta para el porvenir. Esto acerca la épica a la lírica. El ritual consiste en saber que la poesía no está en las cosas, ni en la palabra misma; sino en ese retablo antiquísimo donde se resuelven los amores, los sucesos dramáticos, las fatalidades del corazón. Por lo tanto, pienso en la poesía como el Cántico conmovedor de las especies. Cada poema es mi celebración y mi auto de fe. Aquella práctica, responde siempre más a una modulación musical con sus propias disonancias, que al arranque del impulso inicial del entusiasmo. Sospecho de continuo, en la poesía hecha de abstracciones. Milosz, dice que: “los poetas de la naturaleza cantan la belleza imperfecta del mundo sensible conforme a una antigua modulación sagrada”. Por eso, me atrae lo inusual. Me desvela la tarea de desnudar las apariencias.

Ahora bien, al poetizar reformulo, estratifico, filtro, conjuro la luz y el paisaje dinámico que tiene la propiedad de dejarse contemplar, en la profundidad del cosmos, en las ciudades de la iluminación, en la vegetación sonora que imagina las Bodas de los Elementos. Tejer, en ese huerto de las emociones, es algo así como captar a fondo, el efecto de la claridad, a través de un vitraux sorprendente. El espectáculo siempre proviene de mi lenguaje, de aquella invención.

El peor pecado de un poema está en no tener nada que decir. Y al tener qué demonios decir, la virtud está en el saber decirlo.

Amsterdam, 1979

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Nació en Buenos Aires (Argentina) en 1943. Estudios de literatura en la Capital Federal. Director de la revista de poesía latinoamericana "Quevedo".

Libros publicados

  • Los gestos interiores (Losada, Buenos Aires, 1969)
  • Según las reglas (Imagen, Caracas, 1970)
  • Según las reglas (Losada, Bs. As., 1972)
  • Son esas piedras vivientes (A.E.V., Caracas, 1982)
  • Yo creía en el Adivinador orfebre (El Gallinazo, Quito, 1983)
  • Mirada de Brueghel (Fondo de Cultura Económica, México, 1990)
  • Hypnos (Gabrielle Editores, Lima, 1995)
  • Escaramuzas con Arthur (Ed. a sotto voce, Caracas, 1998)

Antologías y otras publicaciones

  • Poesía Nueva Latinoamericana (El Gallinazo, Lima, 1981)
  • "Y la espiga será por fin la espiga" (Ed. de la Presidencia de la República del Perú, CICLA, Lima, 1987)
  • Cantos Australes (poesía argentina 1940-1980, Monte Avila Editores, Caracas, 1995)
  • Poesía amorosa de América Latina (Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1995)
  • Crónicas de poeta (sobre artículos de César Vallejo, Bib. Ayacucho, Caracas, 1996)
  • Diccionario Enciclopédico de las Letras de América Latina (Tres tomos, Bib. Ayacucho, Caracas, 1998)

Algunas distinciones a su obra

  • 1962: Primer Premio Ensayo "Domingo Faustino Sarmiento", Buenos Aires, Argentina.
  • 1966: Primer Premio de Poesía Revista "Microcrítica", Buenos Aires, Arg.
  • 1967: Primer Gran Premio Internacional de Poesía de Habla Hispana "Tomás Stegagnini, correspondiente a los V JUEGOS FLORALES DE POESÍA, Mar del Plata, Pcia. de Buenos Aires.
  • 1967: Premio de Poesía Federación Gráfica Bonaerense, Bs.As.
  • 1968: Premio de Poesía "Francisco Isernia", Mención honorífica, Ateneo Popular de la Boca, Bs.As.
  • 1968: Premio de Poesía "Barrilete", Mención honorífica, Bs. As.
  • 1968: Premio de Poesía Revista "Tiempo Nuestro", Premio honorífico, Rosario, Pcia. de Sta. Fe, Arg.
  • 1968: Concurso Hispanoamericano de Poesía Revista Encuentro, Mención honorífica, Bs.As.
  • 1968: II Juegos Florales Latinoamericanos de Poesía, Distinción Especial, Revista "Jornada Poética", Arequipa, Perú.
  • 1969: Premio de Poesía Carabela de bronce, accésis, Barcelona, España.
  • 1969: Premio de Poesía Carabela de plata, accésis, Barcelona, España.
  • 1970: Premio Latinoamericano de Poesía Revista IMAGEN, Premio honorífico, Instituto Nacional de Cultura, Caracas, Venezuela.
  • 1972: Premio Latinoamericano de Poesía "César Vallejo", Lima, Perú.
  • 1976: Premio de Poesía Ayuntamiento de Martorell, Premio honorífico, Barcelona, España.
  • 1980: Premio Nacional de Poesía, Asociación de Escritores de Venezuela,Caracas.
  • 1985: Premio Municipal de Poesía del Estado Lara "Antonio Arráiz", Primera Mención, Estado Lara, Venezuela.
  • 1985: Premio de la Revista Poesía, Primera Mención, Ciudad de Valparaíso, Chile.
  • 1986: Premio de Poesía "Roberto Sosa", Premio honorífico, Tegucigalpa, Honduras.
  • 1997: Premio de Poesía "El Olivo de Oro" de la Municipalidad de San Isidro, Premio honorífico, Lima , Perú.
  • 1999: Reconocimiento Certamen Literario Nro. XXXII Aldo Alessandri, para la revista "Quevedo".
  • 1999: Reconocimiento Certamen Literario Nro. XXXII Aldo Alessandri, a la obra de Manuel Ruano, Premio a los Trabajadores de la Cultura, Círculo Literario Bartolomé Mitre, Intendencia Municipal de Azul, Pcia.,de Bs.As.
  • 1999: Concurso Literario Nacional de Poesía "Julio Arístides", Premio honorífico, Revista Ser en la Cultura, Comisión de Cultura de la Mutual Universitaria de Gral. San Martín, Pcia.de Bs.As.
.

Manuel Ruano

POEMAS
SALMO DEL REY DE LA LLUVIA

						
“Noviembre sepulta el paisaje. Y mi vida.”
Lubicz Milosz
La más perversa desnudez es la más bella.
A la hora en que esos ángeles dormitados,
criaturas tiernas son de la concupiscencia.
Aquí hay que ganarse la virtud o la impostura,
recogiendo el servicio hospitalario de lesa humanidad,
arrojando entre algodones el bofe cotidiano,
implorando en la Casa de las Alucinaciones
como en el altar de un dios despiadado,
que reclama para sí el reino de las tinieblas,
enfundado en la celebración de un vino amargo.
Así el ofidio muerde para el ensueño o la locura.
Y yo viajo desde hace tiempo en un tren anónimo
que va sumergido en el miedo y la desolación,
para poder verte algún día como un espejismo en la bruma.
Mis recuerdos van cargados de ayer.
Y me pregunto qué fundidor de metales trabajará mi canto.
Yo  no sé de la memoria de la piel,
de hoteles baratos que dejaron sin aliento nuestro  amor
en medio del  paraíso perdido.
Yo no sé si  hay amor en la impostura.

Sólo sé que la más perversa desnudez es la más bella.
 
TODOS ME MALVERSAN

						
Los poetas a la moda me malversan;
los poetas que no están a la  moda me malversan;
y yo, que nada sé de sus malversaciones,
me malverso también.
Sólo me siento gozoso en tu Casa de virtud, Poesía,
tu cielo siempre limpio es mi manjar
entre cantos y alabanzas.
Siento correr bajo mis pies el agua de tus fontanas;
huelo tus aromosos huertos de verdes racimos;
oigo las pajareras de los patios lavados
y me regocijo en soledad...
¡Me regocijo en soledad!...
Cuando quiero enterarme de tus últimas noticias,
(lo confieso)
voy a tus clásicos.
Cuando quiero saber de tus viejas noticias,
voy a tus clásicos.
Entre libros y escrituras, soy mi propio bien.
Con ojos siempre limpios voy volando a tus clásicos. 
 
NUBES VIAJERAS PARA UNA DESVELADA AUSENTE

					
a Olga Orozco, in memoriam
Esa es tu voz.
Sí, un cartílago de oro que iluminó al sol.
Mas bien debería recordarte que he aquí un cristal de roca de una belleza  inaudita.
Es ese espacio por donde tu alma pasa con el verbo ad verbum atemperado,
que contradice a las presencias en su traje ritual.
En sinfonía de voces.
Más exactamente, había en ti una convalescencia de penumbra,
que llegaba sin aliento a las conclusiones inesperadas...
De igual manera, había  en la memoria una pajarera desconocida en las nubes,
adonde entrabas y salías siempre, alabando los paseos perdidos.
Tengo la sensación, te digo, de estar tomando contigo el té de las difuntas,
en el fondo de un jardín y tú “con tu corona de flores”.
“Es un diálogo secreto entre los huérfanos”, dijiste.
No estoy tan seguro de haber develado esas ausencias,
pero esos lamentos, esos paraísos  perdidos, son de aquella geografía del adiós.
Con rigor, debo confesarte que no debes confundir los sabores,
los reinos invisibles, las pasiones inescrutables que alguna vez te han hecho llorar.
¡Ah, tapices revestirán una galería de abriles crueles,
de gladiolos moribundos, de lágrimas de una mujer solitaria 
que toma sopa con los retratos de un paisaje irrenunciable!
No debes alzar la voz cuando alguien te habla de los salones desiertos...
Más aún, deberías controlar a quienes te adulan. No siempre son de confiar.
Pero la niña terca que hay en ti, mira fijamente su plato 
mientras se mueven las cortinas que dan hacia un balcón vacío...
No hay nada que hacerle: 
¡robarle fuego al sol, ocasiona desgracias!
Te pone por delante una viuda de luto que augura calamidades 
y prepara el pensamiento para la muerte.
Con todo respeto, siempre hay un embaucador de cosmogonías,
que pretende ocultar las nubes, las tormentas que se avecinan, como un anticipo de los
 										                                                                                            					   [tiempos.
No te dejes impresionar por la distancia.
Recuerda que los poetas se conocen más cuando no hablan.
Realmente, no hay embuste posible en los versos 
que no han dejado flores marchitas como la soledad...
Pero los huéspedes, amiga, no han vuelto. Y tú me dijiste:
“Me voy por unos días”, y yo te lo creí, como un creyente de las cosas que vuelan;
los poemas de Pessoa se vuelan en un lejano bar de Lisboa que ha quedado fijo en tu recuerdo;
pero tú, te ibas para siempre...
 
PARA CONFIARME A TU CUERPO

						
Para confiarme a tu cuerpo no fui ladrón ni verdugo,
tampoco un adicto que te regala versos, o finge 
   la locura más extraña;
ni un ángel fumador de opio en los arrabales de Alejandría,
que se refleja cada tanto en tus sueños...
Para confiarme a tu cuerpo por toda una eternidad,
fui contador de perlas en Macao, transmisor de sífilis
   en Estambul,
cantor de tugurios como algo, creo, venerable;
acaso, un bebedor más viejo que Khayyam con su hetaira
   más hermosa y sus velos sensuales.
Para confiarme a tu cuerpo, fui desvergonzado estafador
   en Rímini,
divulgador de historias en Bogotá que anduviera
   por carne semejante...
Fui buscador como el que más del metal sagrado que hay
   en la apestosa muerte.
Nada más que para confiarme a tu cuerpo.
 
ERES COMO UNA NIÑA DE UN CUADRO FAMOSO

						
De Mirada de Brueghel, F.C.E., México, 1990
Eres como una Niña de un cuadro famoso.
A la que tal vez habría que agregarle una manzana,
o la embriaguez golosa de una flor
que se abre al despuntar de la mañana...


Eres así de silvestre y soñadora
como una Niña de un cuadro famoso.
Tal vez como una de esas muchachas 
locas de amor, que se perturban
cuando llega la hora de la fantasía

Pero recuerda bien esto:
"que sólo acierta en amor quien se equivoca".
Sí, eres una Niña traviesa que ama los ríos, 
la luna, los puentes, los caminos...
 
DONDE SE DA CUENTA DE LA PRESENCIA DE LOS BÁRBAROS

					
"Ha caído la noche y no llegan los bárbaros.
Y desde la frontera viene gente diciendo
que ya los bárbaros no existen."
Kavafis, de Esperando a los bárbaros
La historia golpea a tu puerta, Ilustrísima:
-¿Ya han pasado los bárbaros por aquí?
-Sí. Y se han quedado en el lugar modernizando la usura
    en el computer...
En secreto los oradores se disponen en la Plaza.
El senado se congrega en los baños públicos
y las mujeres en las terrazas del Emperador.
Los payasos ocupan el lugar de los poetas.
Los bárbaros están aquí y pusieron todo al revés,
    todo al revés.
Homero, Shakespeare, Cervantes, han sido desalojados
    del panteón de los ilustres.
La Señora Corrupción sentó sus posaderas en el altar
    del templo,
y el Poder burló toda elocuencia.
Guerreros y extraños ya han pasado por aquí.
Difamados están los antiguos dioses.
Y se cubren de miseria los muros de la ciudad.
¿No habrá himnos ni loas para los bárbaros?
¿No habrá un poco de agua para lavar su decadencia?
 
No. La historia golpea a tu puerta, Ilustrísima.
Y no hay tiempo para corregir nuestros errores...