María Paula Alzugaray

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

CONCEPTO escritura/poesía

       Escribir poesía es una aventura totalmente personal, milagrosa, involuntaria, una búsqueda sin término, que no merece juicio ni lo pide.

       Las cosas nos ocultan su poesía. Ella es la emoción que genera su descubrimiento.

       Cuando las cosas sufren una repentina transparencia de plenitud; allí está el poema.

       Multiplicador de sentidos, el poema no se escribe, se alumbra por atención extrema a la magia y al horror de la vida.

       El poema abre la palabra y guarda su naturaleza de fascinación por sí, solo.

       Estoy convencida de que el poema engendra en el otro una volición, una afección, un adentramiento. Otra aventura.

       Simplemente la conozco y la amo, trato de capturarla, sé en donde está y de donde se ha ausentado.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

María Paula Alzugaray nació en Rosario en 1974 donde reside actualmente.
Es Licenciada en Letras. Ha recibido varios premios y menciones nacionales en el género poesía. Posee libros inéditos de poesía entre ellos “Inmaculada Cortesana” (1986-1996) y “Eternidad en la Fuga” (1999). Ha dirigido y colaborado junto a otros escritores “Ciclos Literarios” de lectura y escritura (Café del Sol en 1996; Logos en 1997; “Antología Oral V.D.L.U.” en 1998) Ha participado en el “Festival Latinoamericano de Poesía” de Rosario, en sus ediciones: 1997 y 1998, leyendo sus textos y coordinando mesas de escritores. Ha sido jurado en diversos concursos de poesía. Publica en antologías y revistas literarias. Ha intervenido en el CD “Voces de Poetas” de 1999. Ha conducido micros radiales de poesía mediante la revista: “Viajeros de la Underwood” y de reseña de libros. Ha organizado la Página de Cultura del periódico semanal “La Gaceta” (Rosario 1998-1999) y del periódico “La razón de la Tribuna” (2001) de Rosario. Se encuentra a cargo del Taller de Lecto-escritura: “...desde el Umbral”, en la ciudad de Coronda (Santa Fe) desde 1998 y del Taller Literario “Los Lanzallamas” del Centro Cultural Fisherton de Rosario.

.

María Paula Alzugaray

POEMAS
MATERIAL CONCEPTUAL

						
Lo que existe nuestro en otros;
- qué lugar ocupa?

En qué proceso fecundante se hace el traspaso?
A través del soplo de lo maravilloso
de una imagen vulgar; 
-se ramifican cosas nuestras y se amarran a otros?

Yo dormía, yo estaba en mi casa en silencio durmiendo.
Pero había frases, gestos, mi voz anidando, que vivía en otros.

Esos ladrillos, esas ramas nos enlazan?
Es su construcción el afecto, el tiempo, el odio?

Lo que existe nuestro en otros 
como recursos de lo efímero
ocupa lugares definidos que los germina.
LOS RESTOS

						
(homenaje)
Para no intimidarlos
matizo mi expresión todos los días
me aparto huérfana al otro borde de la vereda
tratando de pasar inadvertida
para que sigan hurgando en la basura.

Los restos pueden esperanzar.
Y sigo con el corazón hecho un abrazo.

					
“Nunca identificamos el vuelo nupcial de lo efímero más raro
con nuestros propios días.”
Ted Hughes.
No nos damos cuenta.
No hay belleza superflua.

Somos criaturas ofendidas 
y a la vez 
consoladas 
por las llamadas de una libertad 
fuera de nuestra eficacia. 

Y así los días se hamacan en cada pensamiento. 

¿Será preciso que tengamos siempre claro lo qué está en juego?
¿Cuántos terrenos existen para desplegar la libertad?  

Volar no es caer como cae la lluvia, 
no es precipitarse hacia ninguna parte.
ANIDAMOS

						
La casa ahuecada

...y todos nosotros 
dormimos la siesta.

Una lluvia nos vela la paz plural.
Fue mamá la que me hizo amarla
porque caía presagiadora sobre el toldo.

Es cierto papá: 
El agua del río abisma y plantar el jazmín magno
juntos en el jardín... 
y otros Actos 
son cepas de una comunión.
ARTE POÉTICA I

						
Ojos, ojos  cuántos ojos en los espacios mirándonos!

Así urde la palabra 
mi objetivo de serla exacta 
de abrazar dominante la letra oral de mi presencia.  
Escribir menudamente
y devolver ese obsequio 
a las cosas que nos abisman 
con sus talismanes aristas o lentejuelas....
Reparar en la cuchara 
en lo que ella sea 
anodina indomable cuadrada tragallamas anciana...

Escribir es devolver la fruición
jabonosa 
que provoca cada punto que huelo y me demoro.
HÁLITOS

						
Con las moscas se espanta lo siniestro.
Ellas
afectan las cosas familiares.

Hacia arriba la plegaria
pugna
con la ley de la lluvia.

Magno el cartón 
en la carroza absurda.

Solo,
el grillo
tiene algo de niño
que canta
cuando se aburre.

El carbón alcanza para el fuego
la cicatriz para la tragedia.

Molicie plural mi cabello de heno.

No es exactamente la cara
la que define el rostro,
suelen ser muchos 
los nombres
para un mismo desamparo.

Inventado su tiempo
hizo falta aún un día que lo pudiera poblar.
 
Hilos preciosísimos
de muerte
- pueden unirnos abuela?
Cuando la rueca hila traiciones
puede volver al ruedo
con el envés de la risa.


Una tuba abandonada se estremece.
Todo caracol indefenso presagia océanos.

Si cantara
la mariposa
sufriría en una jaula.
FARFALLA y GOCE

						
Angel del abismo.
Larva Inmaculada
que florece en cuatro orlas
que lanza flautas desde sus manos empolvadas.

(Yo la he sentido
en la temperatura de su movimiento
-íntimo, feliz-.)

Cuando llega la oscuridad cáustica y con ella Impureza
disparan atropina en los conductos.
Ya cavan los espolones de ceguera a toda su mansedumbre
atrofiando la danza de su voz sepia.

María posa en la pureza de la luz hasta ausentarse.
He visto una sola aprisionar ya avejentada
un huevo verde
además de presencias y apetitos.
Hética, no puede sonambulear. No.
No puede María posar en el rigor de la noche.

Lloro porque mi tibieza no puede guarecer al huevo.
No puedo lustrar las orlas,
no logro batirla en sí misma.

No nos permitas entender cuando triza sus escamas.
Convence al animal que haga canto de su estigma
y se convierta en melodía yaraví.

Angel del abismo,
-nada es tan cruel como este puro goce-.*


*José Gorostiza en “Muerte sin Fin
CERCENAS

						
Demasía el sol. Ensombrece
con orquestaciones invencibles
y no se apoca mi reino.
Combuste y cerca.
Desolación, recortes y no hay paz.

La casa que tenía algo de caminata
algo de gallos breves
de gritos internos.
Esa casa girasolea        el aljibe
minimal       como sortija
solo
en el eje de la tarde
a las cinco amarillas.

-Cómo decir patio
sin que se quiebre el barandal
del recuerdo?

Por merecer otra conjugación
de colores,
moraría el gris
en esta tarde.
CONTINGENCIA de CIERTA VEJEZ

						
Tentaré y dijo:
        Tal vez la felicidad escanda tanto deseo, tanta carencia.

        Habrá mudos esfuerzos por saltar las crines del sueño
        esperando prolongar el instante.
        Habrá lerdos pasos cortos 
        acaracolados.
        La circunferencia de la repetición en ellos
        agrediendo el callamiento del futuro.

        Bramará la sonrisa
        en lo desencontrado de un cuerpo ya invisible.
        La prolija violencia se espeja en indefensión
        y nos echará de sus dominios.

        Hay en la advertencia del concepto cierta acción.
        Sombras como elefantes inmóviles. Vómitos de plomo.
        La piedad resbalando. Tontería con letra más pequeña.
        Cavilos del diablo.

        No la euforia que te escolta eres:
        (-perder es contingencia de elegir-)
        ni la cólera que retiene.
ASILO OVAL

						
Deriva   I
La noche es el ojo del caballo.

No es diafanidad. Es duelo horquetado
una mella de sed
fragmentos de eternidad.

Es el ojo del caballo
probablemente
                                      una buena razón 
                                      para pulverizarla.

                                        Sólo lo visible merece confianza.

                                        Pulverizarla
                                        con un acierto de ferocidad
                                        sobre la ondulación de su espinazo 
                                        (magma de bárbaros bogando
                                        con luces niñitas, 
                                        que clavan el agua
                                        oscura de voces)
Deriva   II
                                         La noche logra miniaturizarse         oval
                                         brillosa en un solo ojo despierto.
                                         Asilo,    ménsula tierna       y      recinto desnudo
                                         confluyen
                                         desde un concéntrico portal inmóvil.

                                         Se toman imágenes de la desconfianza.

                                         Allí dentro      se flagela un culto,
                                         hay memoria,
                                         se conjura    el sueño inmenso.
ODA A LA PAUSA

						
con pescados y palitos flotando
          el agua
          gaviotamente
          se traza
          - ¿juncos en una pintura china?
          como vidrio y arcilla:
          lo marrón.

          Loa mía 
          toda antorcha
          de la siesta en Coronda.