María Pugliese

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

       ¿Por qué y para qué la poesía? No lo sé. A lo mejor sí podría escribir acerca del cuándo, dónde y cómo la poesía. Escribí el primer poema a los doce años, como registro de un momento del día con mucha luz, silencio a cielo abierto, sentada en el suelo con una pequeña libretita “Norte” entre las manos y un sentimiento de exaltación. Recuerdo ese poema de memoria :

     Canta el gallo al mediodía
     la tarde está por nacer...

       Dos años después, vi mis versos impresos en una revista estudiantil, otro registro de sentimientos inexplicables:

     No ves correr
     un río entre mis manos?
     No ves volar
     las golondrinas en mis ojos?
     No me ves libre
     alzarme y correr tras de la brisa?

       Y así pasaron más de treinta años y sigue siendo la poesía un territorio de preguntas, de búsqueda, de lucha, de deseos de conocer un poco más allá. Siempre inasible, siempre viniendo de afuera e invadiendo mi adentro, hacia un Futuro que como todo poeta sabe, habita en nosotros antes de que acontezca.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Nació en Buenos Aires, Argentina, el 29 de mayo de 1957. Es poeta y ensayista.

Libros publicados

Poesía

  • De uno y otro lado, Editorial Filofalsía, Buenos Aires, 1988
  • Esquirlas, Editorial La rama dorada, Buenos Aires, 1990
  • Voces como furias, Editorial Último Reino, Buenos Aires, 1996

Libros de poesía inéditos

  • A paso de hombre, 1985
  • Cavernas, 1990
  • Contraseña, 2000

Plaquetas

  • Viento y cenizas y otros poemas, Colección Hojas de Sudestada dirigida por Ana Emilia Lahitte, n° 120, La Plata, Argentina, 1990
  • Sobre un puente de cañas, Editorial Arché, Buenos Aires, 1990

Antologías

  • Nacer en los ’50, Colección “Mundo de papel”, Madrid, 1987
  • El grito y la rosa, Revista Koeyu, Caracas, Venezuela, 1988
  • Voces femeninas de la poesía actual, Editorial Amaru, Buenos Aires, 1989
  • Anuario de poetas argentinos contemporáneos, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 1990
  • Four argentine poets, Book II, Editorial Correo Latino, Buenos Aires
    1991.
  • Breve muestra de poesía contemporánea del Río de la Plata, Bianchi Editores, Canelones, Uruguay, 1994
  • Quatro poetas argentinos, IARARANA, revista de arte, crítica e literatura, n° 4, Salvador, Bahía, Brasil, 2000

Premios y distinciones

  • 1987: Premio “Sigfrido Radaelli” al mejor libro inédito, otorgado por la Fundación Argentina para la poesía al poemario A paso de hombre
  • 1987: Mención especial en el Gran premio “Libertad”, organizado por la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Vicente López, Buenos Aires
  • 1992: Mención en el Concurso Internacional de poesía “Pablo Neruda”, por su poemario Prodigios, Municipalidad de Vicente López, Buenos Aires

Ensayos editados en diferentes medios gráficos

  • El desierto y la memoria –poesía argentina en la década 1980-90-, 1990
  • Antonio Machado y la ardua tarea de realizar lo desrealizado, 1990
  • Franz Kafka: La condena o el triángulo de la ausencia, 1990
  • Francisco de Quevedo y Villegas: Las máscaras de una carcajada, 1991
  • Ausencia y silencio en la poesía de Alejandra Pizarnik, 1992-2000
.

María Pugliese
mariapu@yahoo.com

Saavedra 1160. Planta Baja “B”
Código postal 1663
MUÑIZ. Provincia de Buenos Aires
ARGENTINA
Teléfono- Fax: 4664-3055

POEMAS

						
Torsos desnudos brillan
se esparcen
se vuelven a juntar
en brillos de hierros
que se esparcen

A pesar del espanto
percibo en esos giros
un rasgo de belleza

Es de día 
y caerá la noche
                        con su absurda obsesión
                        de gigante en reposo
                        con su infusión
                        desde la nuca

Nada es individual
todo se abre

                          Una espalda quiebra
                          otra vez
                          en dos
Inédito, 12.01.02

						
Cerca de la llama
las sombras se aletargan y crecen

No sé de reclamos

Lejos
la imagen se repliega
en su perfil de rosa
pequeño
              acorazado

Esta necesidad y su reverso

¿Doy para recibir?
No sé de reclamos

Esa tenue presión 
sobre la espalda
a la distancia
¿asegura un dolor perecedero?
Una necesidad y su reverso

Lejos
expande entre abrigos
oscuridad y frío
ahoga
           da respiro
Inédito, 28.06 al 17.07.02

						
En otro tiempo
la misma ejecución o el simulacro
se pronunciará
con voz tenue
en presente

¿Qué ruinas serán ruinas
de lo arrasado?
¿Qué escombros ocultarán
raíces de lo construido?

Ni un sólo sonido
Tiempos de luz
y de una idéntica  sombra
Silencio
Manso desgarro
TODO ESTÁ POR EMPEZAR

						
Quién sabrá dónde las aguas
en qué venas
cuándo y por qué
                                 
                             mariposas en vuelo
04.10. al 18.12.02
TEMPLARIO

						
Cuando el cuenco de una mano
en agua clara
le bastaba a los labios
no hacía falta beber.
Sólo el nombre desmantelaba cercos
y una tela de araña, la prisión:
                                                 por qué salir
                                                 si se regresa siempre
                                                 desde qué pregunta
                                                 hacia qué respuesta.

En esta hora
los cuerpos respiran aliviados.
En esta hora 
el viejo albatros reniega de las alas
y me empaña con su aliento insanable
                                                             la sed.
VIGÍA

						
De la tela de araña
se sostiene el silencio
ella hila su tiempo
él consume la carne,
envejece, mata.

De las cerraduras
pugnan manos y llaves.
En tanto
la palabra espera
agrava la sentencia de abandono:
          dónde reposa la unción
          en el instante previo al desnudo final.

                                            Te hago llegar espejos de palabras
                                             en este atado
                                             van objetos que me nombran.
                                              Allí dentro
                                              laten todas las marcas en los muros
                                              hubo barcos y velas
                                                ahora amarras.

Afuera
ese insecto viscoso
teje miedo
sin saber a qué.
CONTRASEÑA

						
Desmiente.
Lo posterga.
Sin embargo
la evidencia se oculta
por el ojo de la cerradura.
Allí está.
¿Me habla?
¿Cuál es la contraseña
de aquello que no se puede pronunciar?
ENSALMOS

						
I
dejó de comer 
para llorar

tres días
en medio de tres noches

después 
los paños   la luz   el agua
II
mascullo y trago
sus reclamos supuran
llagas imprevistas