Miguel de Cervantes Saavedra

Directorio Inicio
DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Nació en Alcalá de Henares, Madrid, en 1547. Pasó su adolescencia en varias ciudades españolas y con poco más de veinte años se fue a Roma al servicio del cardenal Acquaviva. Recorrió Italia, se enroló en la Armada española y en 1571 participó con heroísmo en la batalla de Lepanto, donde resultó herido y perdió el movimiento del brazo izquierdo. Por esta razón fue llamado el Manco de Lepanto. En 1575, cuando regresaba a España, fue apresado por corsarios y llevado a Argel, donde sufrió cinco años de cautiverio. Liberado por los frailes trinitarios, a su regreso a Madrid encontró a su familia en la ruina. Acabada también su carrera militar, intentó sobresalir en las letras. Publicó La Galatea y se esforzó, sin éxito, por destacar en el teatro. Trabajó en Sevilla como comisario de abastos para la Armada Invencible y recaudador de impuestos, pero fue enviado a prisión por irregularidades en sus cuentas. Al ser liberado se trasladó a Valladolid. En 1605 publicó la primera parte de su máxima obra, Don Quijote de la Mancha, pero el éxito de esta obra no alivió sus problemas económicos. Continuando con su quehacer literario publicó las Novelas Ejemplares, el Viaje del Parnaso, Ocho Comedias y Ocho Entremeses y la segunda parte del Quijote. Dedicó sus últimos meses de vida a Los trabajos de Persiles y Segismunda. Murió en Madrid el 22 de abril de 1616.

Libros publicados

  • La Galatea
  • Don Quijote de la Mancha, 1ª parte, 1605
  • Novelas Ejemplares
  • Viaje del Parnaso
  • Ocho Comedias
  • Ocho Entremeses
  • Don Quijote de la Mancha, 2ª parte
  • Los trabajos de Persiles y Segismunda
.

Miguel de Cervantes Saavedra

POEMAS
SONETO

						
(Soneto a la fábula o historia de Píramo y Tisbe que dice don Lorenzo a don Quijote)
       El muro rompe la doncella hermosa
que de Píramo abrió el gallardo pecho;
parte el amor de Chipre, y va derecho
a ver la quiebra estrecha y prodigiosa.
       Habla el silencio allí, porque no osa
la voz entrar por tan estrecho estrecho;
las almas sí, que amor suele de hecho
facilitar la más difícil cosa.
       Salió el deseo de compás, y el paso
de la imprudente virgen solicita
por su gusto su muerte; vez qué historia:
       que a entrambos en un punto, ¡oh extraño caso!,
los mata, los encubre y resucita
una espada, un sepulcro, una memoria.
De Don Quijote de la Mancha
CAPÍTULO LXXIV

						
Fragmento
Yace aquí el Hidalgo fuerte
que a tanto extremo llegó
de valiente, que se advierte
que la muerte no triunfó
de su vida con su muerte.
Tuvo a todo el mundo en poco;
fue el espantajo y el coco
del mundo, en tal coyuntura,
que acreditó su ventura,
morir cuerdo y vivir loco.
De Don Quijote de la Mancha
SONETO

						
¿Quién dejará, del verde prado umbroso,
las frescas yerbas y las frescas fuentes?
¿Quién, de seguir con pasos diligentes
la suelta liebre o jabalí cerdoso? 

¿Quién, con el son amigo y sonoroso,
no detendrá las aves inocentes?
¿Quién, en las horas de la siesta, ardientes,
no buscará en las selvas el reposo, 

por seguir los incendios, los temores,
los celos, iras, rabias, muertes, penas
del falso amor que tanto aflige al mundo? 

Del campo son y han sido mis amores,
rosas son y jazmines mis cadenas,
libre nací, y en libertad me fundo.