Rick Taylor

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

       El poeta sufre un tormento insoportable que muchos hombres toman por debilidad, cobardía y pereza. Pero el sufrimiento del poeta surge por el hecho de haber sido arrojado a un sitio de ruptura, desde donde ve todas las cosas sin poder tocarlas ni cambiarlas. Existe sólo para contar lo que ha visto.

       Sus visiones podrían ayudar a otros, pero a él le son inútiles. Es un mártir psíquico en contacto con devastadoras fuerzas que lo oprimen con tenacidad. Él no eligió ser poeta. Fue elegido por la visión. Su naturaleza lo llevó a desarrollar las percepciones que conducen a la ruptura. Es un ser increiblemente frágil y sensible. Pero no tiene las armas necesarias para llevar a cabo grandes cambios. No puede disfrutar de las cosas ni integrarse al mundo en forma productiva. Está maldito. Y vivir en la ruptura no es ciertamente un viaje por alta mar. No hay nada romántico y maravilloso en vivir como poeta.

       La cuestión es que nadie puede ser lo que desea. Somos lo que somos. No podemos engañarnos a nosotros mismos pretendiendo ser otra cosa. El proceso de la evolución es doloroso. Hay una distancia muy estrecha que separa al poeta del enajenado, al profeta del charlatán, al santo del enfermo.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

       Nació el 6 de julio de 1977 en Asunción, Paraguay. Desde pequeño se interesa por el ocultismo y la teología, elementos que estarán presentes en su poesía por el resto de su vida. Su obra poética está sobrecargada de símbolos alquímicos y esotéricos.
       Trabaja como guionista para radio, cine y televisión. Ha explorado el relato, la narrativa y el ensayo. Ha colaborado con sus textos en varias exposiciones de artistas plásticos, con quienes trabaja conjuntamente para las muestras.

Libros publicados

Poesía

  • Polvo Medular, Editorial Arandurâ, 2000

Narrativa

*La Ciudad de los corazones negros, Augusto Gallegos Producciones, 2001 – (Relato y novela breve)
*Gargantas irritadas, Editorial Arte Nuevo, 2003 – (Poesía, relato y ensayo)

Inéditos

Poesía

  • Voces del exilio
  • Tubos en la ciudad
  • Recuerdos de África
.

Rick Taylor
ricktaylor@latinmail.com

rick@poesiasalvaje.zzn.com

POEMAS
Los amantes

¿Por qué la lluvia nos une en la más triste de las horas?
Somos dos amantes nacidos bajo la estrella de LA PENA.
Bebemos el dolor del crepúsculo y nos amamos en los sueños del Arcángel negro.
¿Durará por siempre?
¿Se unirán nuestras cenizas en los cielos del nuevo Reino?

La fiebre de la nueva lluvia

Una lanza directo al corazón enseña más que todos los libros del mundo
Quiero sentarme bajo los árboles de África y no sentir dolor alguno

No quiero más dolor.

Soy el hombre que llora por las noches Y sabe
Y añora la libertad.

Los asesinos del alma visten elegantes trajes y tienen frías sonrisas macabras
Yo no visto trajes ni sonrío

Soy el hombre que llora por las noches Y sabe
Y añora la libertad.

¿Quieres venir a verme? ¿Hablar conmigo? ¿Quieres oír mis delirios, mis deslices, mi pena interminable?

Ven a verme.
Te estaré esperando con los brazos abiertos.

Ven a verme al bosque de la pérdida
Trae a tu bella esposa y a tus niños ricos
Enséñales mi rostro. El rostro de la perdición.

¿Crees que estoy loco? No tengo planes ni deseos ni ambiciones
Visto en harapos y siento dolor cuando veo al cielo henchido de lágrimas vírgenes
¿Crees que estoy quebrado?

Dime, ¿Qué eres? ¿Un hombre? ¿De qué estás hecho? ¿Sabes quién eres, de dónde has venido? ¿Sabes hacia dónde vas?

Ven a verme
Te estaré esperando con los brazos abiertos.
Tal vez puedas enseñarme a sanar.


Cuando era niño aprendí que el mundo no era bueno
Estoy avergonzado de mi raza
El hombre es el más terrible y sanguinario depredador del universo.


¿Quién eres? ¿Sabes de qué estás hecho?


Ven a verme.
Te estaré esperando con los brazos abiertos.
¿Tienes buenas drogas para el dolor de mi cabeza?

¿Puedes ayudarme a aplacar el dolor?

...Hermano... Sangre de mi sangre... Estirpe de mi estirpe...
Hombre loco de los montes primigenios...
Ayúdame... Llévame de vuelta a África en una barca de diamantes.
Sálvame... No me abandones, hermano... No me dejes morir aquí...

No soy sabio ni genio ni santo

Soy el hombre que llora por las noches Y sabe
Y añora la libertad.

Sinfonía divina

						
El hambre espesa y la sed eléctrica.
La hora donde todo converge en un estallido primitivo
...Explosión del nacimiento del universo... 
Hermosos cielos se derraman sobre nosotros
La sinfonía divina ha comenzado.


Desiertos de oro sagrado      Desiertos poblados por fantasmas 

Desiertos                    Desiertos                   Desiertos.


No preguntes eso. Sabes que no tengo las respuestas.
Toca mis muslos. Están fríos y sudorosos. 
El animal nocturno emprende su errático vuelo 
Su aliento frío me persigue. El animal nocturno me persigue.

Huida hacia el centro del infierno.

                                                        Huida hacia otras mentes. Huida.

Bestias de fuego y dragones lunares
Ángeles Ángeles Ángeles...


Conoce mi sonrisa frente al espejo. Conoce mi fresca sonrisa 
mi sonrisa frente al espejo  mi fresca sonrisa frente al espejo.

El muro se derrumba. Y otro muro es erigido. Una vida en los muros.

Soy fuerte... Somos fuertes... ¿Qué te preocupa en la hora del crepúsculo?
¿Qué te produce melancolía y dolor?

No preguntes eso. Te repito que no tengo las respuestas.
No vuelvas a preguntarme eso. 

Estamos muertos...
...Estamos muertos...
¿Estamos muertos?

¡Muertos! Y se pasea por el lago de la locura
¡Muertos! Y grita hasta ahogarse y perder la razón.

¡Cállate!  ¡Estás loco!  ¡Me molestas! ¡Largo de aquí!
¡Fuera! ¡Fuera! ¡Largo de aquí!


OH, divina noche esmeralda...
Bésame, OH, divina noche...
Ámame lentamente hasta el final.

Soy líquido. Mírame. 
Soy líquido y puedo flotar.

La música divina se expande en el universo
Sólo podrás oírla en el silencio.

Duerme. Despierta. Vuelve a dormir.

Mírame... No tengas miedo... Mira mi rostro...
Mi palidez, mi angustia, mi perdición...

Los monstruos regresan de la cacería
Vienen directo hacia mí
Será mejor que empiece a correr...
Invocación

						
Ojo,
sal fuera y mira como arden los tejados en la noche de estaño
 
Reinventa todas las cosas
Deléitate con el gozo secreto del sueño fecundado

(Los lunares brillantes del Marqués de Sade)

Registra cada imagen emergente:
El alba, la cascada, el ave púrpura del corazón dorado...

Los pálidos duendes siembran el Jardín secreto

Pedazos de cielo
caen en trazos pictóricos

La tierra se abre

Y da lugar al terror.
Primavera amarilla

						
Y se consume.
entonces retoma la escritura
No puede quebrar el círculo
Vaga a través del abismo de la pérdida.
Su nostalgia: Ser un hombre real
Dar cierto sentido a la vida. Liberarse. Respirar.

Y se consume.
Y porque se consume, intenta olvidar
Pero no puede seguir olvidando.
Porque él mismo ha caído en el olvido.

Los últimos gritos desbocados, desesperados...
El último instante antes de la trampa de la forma. 
Él mismo, desenmarañando su propia historia.
Una época demasiado horrible para recordar.

Y se consume
la vida la muerte 
la primavera amarilla que lo asesinó un sábado por la mañana.
Fue asesinado por el gélido rostro de una pálida doncella.
Asesinado, consumido
un sábado por la mañana.

Atormentado por la primavera amarilla
amarilla primavera de la muerte en primavera.
El Beso. Un siglo después de la verdad.

						
Un gigante tuerto y sucio asoma su cerebro
hacia la copa de cristal
que parece derramar una sangre espesa, verdusca y fría.
allí donde no hay espacio ni medidas de espacio
se derrama.
se derrama, se desborda como esperma
pero sin amor, sin vida ni utilidad.

doncellas ataviadas con ropajes de oro,
se entregan a terribles orgías
copulan con el hipotálamo del gigante
lo hacen una y otra vez
hasta llegar a un terrible estado de agotamiento

el orgasmo es el clímax del silencio cerebral.

un árbol de fuego. un circo fúnebre. el mar sin agua.

llámalo por su nombre, ÉL no vendrá al menos que lo azotes con palabras frívolas.
y aunque repitas su nombre en busca de respuesta, ÉL no vendrá.

el destino es un símbolo estampado bajo el océano. es nuestro, el símbolo
y todas las voces que aún no han aprendido a cantar lo saben
y el hijo del padre de tu padre lo sabe
y todos lo conocen aunque teman decirlo.

Un mundo en un apretón de manos. ver el ojo de la voluntad.
Es cierto que todos acabaremos aplastados
Podríamos, tal vez, salvarnos y alcanzar la sabiduría
bebiendo en un oscuro jarrón egipcio. no creas nada de esto.
las cosas nunca son lo que parecen.

                                             la ilusión del espejismo psíquico es mi herida.
                                             ¿También estás herido, hermano?
besaré tus heridas hasta que te duermas.


¿Puedo amarte con locura veraniega?
¿Puedo llorar contigo hasta el final del tiempo?

Recuerdo explosiones violáceas en la noche del milagro
romances en lápidas, castillos dorados
y 
doncellas de plata.

¿Quién está gritando esto?
Repito. ¿Quién produce ardor en mi cerebro?
Estoy solo. No hay respuesta.

La cabaña musical del amor permanece intacta
Espero tu llegada, tu sonrisa sincera, la fermentación veraniega
del verdadero renacimiento mental.

La sangre es sagrada y terrible
se derrama donde no hay espacio ni medidas de espacio
se derrama sobre todas las ideas y las muertes
se derrama sobre bosques celestiales y hermosos demonios
que aúllan hacia el eco del amanecer.

                            Un ritmo selvático, salvaje y lluvioso

                            Un canto a la vida. besos de serpiente

El temblor más poderoso de la historia...
Y entre todo esto,
el beso del gigante tuerto se consume.
Envíame una señal en una botella
Hazme saber que estás vivo.
Tempestad

						
Entre llanto y masacre: Un cielo.
Un cielo impregnado de animales selváticos;
sus obscuras llagas no vomitan esta extraña piel sin cuerpo,
todavía nos visitan con el llanto de la noche. La locura,
y una búsqueda desesperada del recuerdo intrauterino.
Temblores del alma. Y la gélida agonía, siempre nuestra,
masacrada por el peso de la bestia.
San Francisco lo sabía, y ha callado enmudecido por la fiebre:
El recuerdo es una trampa concebida por el odio.
Fantasmas

La mano se desvanece.
Una chica ríe desde lo innombrable
Caemos hacia el beso del lagarto
títeres mudos somos,
suicidas consumiendo nuestra propia muerte.

Fantasmas

Yo estaba perdido en mi propia forma fantasma.
Mientras todo se derrumbaba a mi alrededor,
me aferraba a tu rostro con desesperación
tú eras mi cura
a ti te buscaba entre los ojos de la noche.

Fantasmas

Mátame, destruye la bestia
que me hurtó la vida
Esa vida ciega que no puedes recordar.
Allí, en medio del silencio de esta ceguera lapidaria
conocí la frase que no puedo volver a pronunciar.
Mátame
Libérame a mí mismo
Mas allá de mí mismo.

Fantasmas

Hambre alimentada por el hambre
y abajo,
la inmensa cascada hecha con lágrimas de fuego. El sueño destruido por tus ojos asesinos nos reinventa, este delirio fantasma
delirando nuevas muertes en el mundo subterráneo.

Fantasmas

Espérame en las lindes del dolor
allí beberemos el veneno de nuestra propia muerte
y resucitaremos
como átomos maternos
despertando del pasado malgastado.

Fantasmas

Después de haber vivido en ese espacio que no puedo expresar con gestos o palabras,
no volveré a intentar explicar lo inexpresable. Ahora, es imprescindible callar, morir,
y aguardar la nueva resurrección del verdadero Ser purificado.
Lo haré, aguardaré mi propia muerte
con amor primaveral.

Fantasmas

Ella daba todo de sí en las húmedas noches de septiembre. Bebía y fumaba hasta quedar inmovilizada. Y fue dentro de ese océano de obscura perdición, donde la hallé riendo salvajemente desde algún infierno desconocido para mi alma.
Tres años mas tarde, la he vuelto a encontrar.
Y mi alma, aún estalla al sentir su perdición vagando por los senos de la noche.
Olivia, todavía te lloran los ángeles en primavera

Fantasmas

En medio de un antiguo infierno,
morimos sedientos al borde del amanecer

Su piel es la sombra
El cuerpo es mi mente

Nadie puede tocarla
Es el alma malgastada por tormentas y delirios;
Rescaten a Olivia.

No podrá mirarnos
mas allá de su dolor.

Fantasmas

Reconstruir el pasado
para dar forma al presente.
Peligro. Aquí los pensamientos
adquieren el poder de asesinar.
Por tanto, antes de continuar escuchando estas palabras
es preciso detenerse. Hacer una elección entre la vida o la muerte.
Y solo cuando hayas decidido lo inevitable,
volveré a hablarte desde el lugar donde perdí mi voz.
La ciudad de fuego
que nos devoró
en un sueño fecundado por el alba.

Fantasmas

El líquido escalofrío
que ha de controlarse
vuelve a respirar en tus noches mas salvajes.
La luna es un búfalo de fuego, y su aliento
nuestra eléctrica memoria. Caemos
hacia el tibio recuerdo del encuentro que nos une,
Un nido de serpientes blancas
cobija las mentiras innombradas por el mar. No hables, ven.
Te esperaré al borde de la pérdida
empujaré tu alma
contra el hambre de mi alma
y te llevaré conmigo,

mas allá de estas palabras
al final de las palabras.

Fantasmas

Lamentable
estómago
El joven de largos cabellos
se afeitó la barba, arruinó su alma
y jamás encontró
el camino de regreso a casa.

Lamentable
estómago
El ojo-cuervo-pétalo-amarillo
comenzó a sangrar
mientras lo demás se derretía
con el humo del estío.

Lamentable
estómago
El joven fue castigado
por cánticos y lágrimas
donde toda Olivia
desvanecía su piedad.

Lamentable
estómago
su estómago es de piedra
revestido por estómagos

Fantasmas.