Rodolfo Godino

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

Sobre el nacimiento asistido del poema

La convicción de haber aportado a la realidad algo vivo, independiente, es tan fuerte, tan cierta en mí después de haber llevado al papel lo que la voz siempre desconocida dictó -el poema donado- que necesito dar gracias; gracias a Safo, a Propercio, Horacio, Catulo, Calímaco, Arquíloco, Jorge Manrique, San Juan de la Cruz, Góngora, a Cavafis, Vallejo, Ponge, W.Stevens, Michaux, Cernuda, Char, y otras a Donne, Shakespeare, W.C.Williams, Benn o Montale, sombras comadronas que, entre tantas más, asistieron al nacimiento, protegieron al padre, nutrieron al crío imprevisible. La lista no cabe en un libro. Lo que sí cabe, porque serpentea dentro de todo poema, es el rastro de esa multitud que remonta el tiempo para dejar en mi mesa, cada vez, su parentesco, la humedad de su auxilio fraterno.

Así, sus palabras dan vida a las mías, su diversidad alimenta las pingües variantes del texto y las voces incognoscibles me repiten que no ceda, que aspire a sus herencias.

Esto es más de lo que puedo decir acerca del don recibido.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Rodolfo Godino nació en San Francisco (Córdoba), en 1936. Carlos Mastronardi, Alberto Girri, Raúl Gustavo Aguirre, E. L. Revol, entre otros, han valorado su obra en prólogos, estudios y notas críticas.

Libros publicados

  • "El visitante" (Díaz Bagú, Córdoba,1961)
  • "Una posibilidad, un reino" (Colombo, Buenos Aires,1964)
  • "La mirada presente" (Tiempo Nuevo, Caracas-Buenos Aires, 1972)
  • "Homenajes" (Alfa Argentina, Buenos Aires, 1976)
  • "Gran cerco de sombras" (Corregidor, Buenos Aires,1982)
  • "Curso" (Antología 1961-1982, Corregidor, Buenos Aires, 1982)
  • "A la memoria imparcial" (Tiago Biavez, Buenos Aires, 1995).
  • "Centón", Ediciones del Copista, Córdoba, 1997
  • "Elegías breves", Ediciones del Copista, Córdoba, 1999

Antologías

Está incluido en diversas antologías

Premios y distinciones

  • Premio Nacional de Poesía Iniciación (1960)
  • Premio del Fondo Nacional de las Artes (1964)
  • Premio Municipal de Poesía (1970)
  • Gran Premio Bienal de Poesía (1982)
  • En 1994 obtiene el Premio de Poesía "La Nación ", otorgado por un jurado compuesto por Nicolás Cócaro, Jorge Cruz, Roberto Juarroz, Angel Mazzei y Octavio Paz.

Colaboraciones

Desde comienzos de la década del '60 ha sido colaborador de publicaciones nacionales y extranjeras, tales como Sur, Nueva crítica, La Nación, Papeles de Son Armadans.

.

Rodolfo Godino
godino@cvtci.com.ar

POEMAS

Usa rostros cambiantes
       
Usa rostros cambiantes
lo que desea tu oscurecimiento,
lo que quiere uncirte
a la flameante realidad.
Ella brota del ojo
gobernando un breve paraíso,
espejo que entrega al amo
sólo su ansiosa imagen.
Lo que no eres, lo que te elude,
lo que serás
no flota en esa versátil,
hambrienta dama.
Ningún pacto
con la bestia de misión oscura
te llevará a ti mismo
ni al seno del poema:
aguarda a que él descienda y vuele
porque su tránsito
te hace incorruptible.
      
El prisionero
     
Mozart en libertad domina el cuarto
con la exposición imparcial
de algunos meses de tormentos.
-Señor en el distante piano,
déjame un rastro de ti;
un beneficio que mude
estos grumos, letras, alianzas,
en tu legua reina.
En un instante
volveré a las palabras
bajo el ojo del silencio,
que es muerte.
       
Relaciones
        
El trabajo de la soledad es cambio.
Considerada como fiera pasiva
opera con daños relativos
si la salud del espíritu alumbra.
Descubrir en la separación
es la tarea del firme extrañamiento.
Lo escindido ama su ganancia
y germina, progresa a dos voces.
Y el trabajo de las palabras,
ejercitar su imprecisión
mediando entre el que expele su naturaleza
y el que pule y exhibe lo donado:
un fragmento común, tan distante como sumiso.
        
Arte poética
       
El poema busca la mediación:
su móvil aura se anuncia
a la conciencia expandida.
Cuando el desorden refluye,
para encarnarse baja, tránsito
que no cambia ni redime:
sólo hunde la carga que transfiere.
Sin instrucción sobre su curso,
orientado por percepciones,
no circunstancias,
se trama, trastornando todo plan:
ya ha sido fijado por legiones
a las que su clave se otorgó
y con ella la dilución de la vida.
La vida por un murmullo inmortal.
        
Para escribir el poema

The poem
is complex and the place made
in our lives
for the poem.
WILLIAM CARLOS WILLIAMS
1
Esta es la ley callada:
por más que escandalice,
la verdad interior
-que traba la lengua y anda por su túnel
resistiendo a sí misma-,
debe ser descubierta.
Eso no daña el prestigio
del corazón multiforme,
que debe insistir
y ser escuchado aun como culpa,
omisión,
..........error, miedo, memoria
o sed inconfesa del cuerpo:
la historia de una combustión
siempre acorralada.
De lo contrario sólo se alumbran
fenómenos de oficio,
ningún animal completo.
Esas reticencias glaciales
consumen su invalidez, y su sanción
es muerte verdadera.
..................Aunque suene
trágico, no hablo del infierno
sino de palabra estéril.
2
Sin las cosas no hay poema.
Un hombre bajo hechizo
registrando una revelación personal.
Esa es, aunque no pueda
ser probada, la ley de lo creado
infinitamente repetida:
podrán engarzar el cuerpo
en los viajes de la savia, de la luz,
filtrando violencia y acidia
en las crisis graduales de la carne
no humana del mundo natural.
Amándolas, sin alegorías,
serán parte, maderas, flores,
unidos en los cambios
y en el renacimiento, en los ciclos
de silenciosas convulsiones.
Nunca la vida pequeña
será suficientemente expandida.
3
Con escrúpulos no hay poema.
Cuando la realidad cuestionada
se retire, lo ambiguo crecerá
en el exceso de conciencia,
sin discreción, aceptándose a sí mismo.
Mientras el mundo se disipa
y aun inclinados a lo juicioso,
retengan: lo fantástico se ajusta
por la razón; el gobierno
combinatorio de lo mágico se ejerce
puertas adentro.
.......................Lo que merezcan
y lo que alcancen no serán tormentos:
la humillación del oficio siempre guarda
un rédito solemne.
............................En la pelea
con la palabra inhábil, partes
del corazón y la verdad se pierden;
la imprecisión del espíritu
será imprecisión en la palabra.
Sin artificio no hay poema.
Puntas del Campanero.
Minas, Uruguay, 1993
              
Al censor
      
Es tan crítica la soledad
donde se cuecen
los signos personales y las rupturas
de la emoción, y tan grave
el decoro, tan torpe,
que el gesto de enviar
estos poemas abiertos
sólo quiere decir Œestoy vivo,
el escándalo mental encuentra límites
en la poesía, en la mesura
de razón e imaginación.
No creas en el tumulto,
son cuerpos independientes,
aún es preciso que escurra
alguna exaltación
para que puedan exhibirse
en las cámaras de lo real y confiable.
       
Objeto que no muere
        
Hebras en el alba
las líneas provisorias del poema
se extienden buscando mi respiración
detrás de las puertas cerradas.
Insisten mutando hacia tu fuente,
tan henchidas de conciencia
que se corromperán.
      
Dictado por la mañana
      
Todo el proceso, incluido el resplandor
siguiendo a la mano adiestrada
-la mente se excluye y trata de apartar
a la razón, de limpiar el camino-,
duró hoy quince minutos.
Ahora cubriré lo aparecido
y esperaré sin instrucciones
el trabar de los huesos,
que hilos carnales los envuelvan.
A veces nace sin ojos, sin pies:
quizás escuché mal o era
demasiado pronto,
demasiado temprano.
      
Una lejana conversación

In memoriam Carlos Mastronardi
El arúspice del río Gualeguay
me dijo "no hay objetos en sus poemas,
ninguna alusión al mundo visible".
(Durante años, cada vez
que sus auras dominantes se insinuaban
en la vecindad del poema,
temía por ese peso excesivo. Palabras
como plátanos, convoy o piernas
se sometían, precipitándose
hacia sustituciones y descarnaduras
que no ensombrecieran el fluir
del alma, su destello).
Cierto y no cierto, dije. En el comienzo,
lo que venía incrustado en las palabras
era real.
...........Pero también eran gemas
de ambiguo fulgor en la garganta.
Quizás por servir a un amo aún difuso
errantes naturalezas las regían:
en parte conductores eficientes,
en parte chispas aventadas,
golpes casuales sobre el fuego.