Rogelio Pizzi

Directorio Inicio
DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Rogelio Pizzi nació en Córdoba, en 1956. Perteneció al grupo literario "El sello, el cráneo y la sed", junto con los escritores Osvaldo Pol, Susana Degoy, Leandro Calle, Rafael Velasco y Raquel Garzón. Es Profesor de Matemática de la Universidad Católica de Salta – Subsede Buenos Aires.

Libros publicados

  • Poema previo, Ed. Vinciguerra, Buenos Aires, 1997
  • Del pétalo diverso, plaqueta, 1999
  • Breve idolatría, junto con poeta Leandro Calle
  • El veneno eficaz

Antologías

  • Poesía Argentina de Fin de Siglo". Ed. Vinciguerra
  • Córdoba Poética Siglo XX, Ediciones del Fundador.

Premios y distinciones

  • Mención en el "Premio de Literatura de Córdoba", 1997
  • Mención del "Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos de Nueva York", 1998
  • Mención en el Primer Concurso Iberoamericano de Poesía "Neruda 2000", Temuco, Chile. Jurado integrado por Gonzalo Rojas (Premio Cervantes 2003), Miguel Arteche y Jorge Boccanera.

Publicaciones

Poemas suyos han sido publicados en diversos medios del país y del extranjero

Colaboraciones

Es colaborador de la Revista literaria "Áncora", que dirige el poeta Cristian Mitelman, en versión para Internet.

Festivales

Invitado al Festival Latinoamericano de Poesía de Rosario, en 1999

.

Rogelio Pizzi
pizzirogelio@yahoo.com.ar

POEMAS
CÓNCAVO

						
Digital descenso
contrario inalcanzable de burbuja.
Mérito del asir
producto en parábolas perplejas.
Caída en caída irreversible.
Sísifo acunándose: la piedra es un pretexto
para escupir los brillos de la nada.
EL VENENO EFICAZ

						
Tu sutil olvido,
las madrugadas de Caracas,
la Cañada en la ciudad de la espuma,
aquella mirada en el vaporeto frente al Rialto,
tu nombre estampado, contaminando un poema,
la soledad en taxi por la Concorde,
el otoño imprimiendo lascivia de Parque Lezama,
este inquieto desamor que no cesa,
la diferencia entre cóncavo y convexo,
el vuelo del ave en la caída de la muerte,
la mendicidad de las utopías,
mis manos, si toman mis manos
y los amigos poetas
que  me absuelven la agonía
y el infame licor
que imprime en las arterias su signo
y la palabra que callo
me envenena.
POEMA PREVIO

						
A la inescrupulosa presencia del ahogo,
al aguacero melancólico y la fuga.
A la convincente y colosal despedida.
               
Previo a todo respiro sugerido,
previo a todo. Todo poema es previo.
         
A los delgados hilos que sostienen los afectos.
A los que desaparecen y a los imprescindibles.
A la madrugada leve y domesticada.
               
Previo a todo meteoro suicida,
previo a todo. Todo poema es previo.
               
A los ángeles de la vejez quebrada.
A la cerrada noche de la muerte definitiva.
Al pesado olvido.
               
Previo a todo sepulcro invertido,
previo a todo. Todo poema es previo.
FARO

						
Mirador de infinitos buscando desalientos.
Fluyes la constante luz arrasadora,
para hacer lo memorioso.
Y entre el beso y el inverso: la desconsolada madrugada.
Y entre cada uno de ellos, tu pie,
derrumbando calidades.