Rubén Eduardo Gómez

Directorio Inicio
DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

Nació en Comodoro Rivadavia, Chubut, Patagonia Argentina, el 14 de Noviembre de 1965. Esta casado con Liliana Ferreira y tiene dos hijos Mateo Lautaro (1999) y Mauro Lisandro (2001). Vive en Comodoro Rivadavia y se la pasa renegando por el viento que sopla en la región pues le vuela los poemas que había escrito en su cabeza.

Libros publicados

  • El Pecado de soñar, Editorial Filofalsía, Buenos Aires, 1988 en colaboración con Andrés Cursaro.
  • Géiser, Editorial Filofalsía, Buenos Aires, 1990

Premios y distinciones

  • Segunda Mención en el Certamen Literario Regional de Poesía de la Sexta Fe
  • Premio por el poema Ella-Hechizo, Feria del Libro de Rada Tilly, Chubut
  • Mención de Honor en el Concurso Nacional de Poesía Neruda 98 por su poema Isla, 1998
  • Tercer lugar en el Concurso Binacional Literario de Poesía por su poemario “Sastres del ojo”, realizado en Coyhaique, Chile, 1998
  • Primer Premio del Concurso Literario Aniversario de Canal 9 de Comodoro Rivadavia, con el poema Albatik, 1999

Publicaciones

Le han publicado poemas en revistas de Buenos Aires y en la revista virtual “Revuelto Magallanes” de la Patagonia Argentina.

Otras actividades

Propulsa, organiza y coordina el Primer Foro Binacional Patagónico de Poesía Joven en el marco del Primer Congreso Internacional de Escritores, organizado por la S.A.D.E. Comodoro Rivadavia. A partir de dicho foro se crea el grupo literario “Nueva poesía a la calle” del cual es miembro, y se presentan con un espectáculo audiovisual. El mismo grupo edita la revista “Desfibrando conciencias”, 1998

Membresías

Es miembro de la Sociedad de Escritores de la Argentina (SEA)
Funda y dirige la revista “Bardo”, 2000

.

Rubén Eduardo Gómez
revista_bardo@sinectis.com.ar

Dirección: Rivadavia 880
U9000AKX Comodoro Rivadavia
Chubut
Argentina

POEMAS
VINOS

						
Yo entiendo y sigo
Como un viejo.
La luz se endulza
La ceguera se va
Y la ciudad
Sigue mirando
La necesidad del solo.
Viajo triste
En este viejo vino
Que entiende y sigue
Hasta acabarse.
ISLA

						
América es 
Solo una isla,
Es
El pañuelo de polvo
Sobre los muebles viejos
Que miran a los ojos
Como a las hojas amarillas
De un libro olvidado.
América vuelve
Como un sueño
De imágenes de súper ocho
Y teclea imprimiendo
Sobre las próximas respuestas
Al cuerpo nuevo,
Al hoy deshecho,
Al inquisidor ayer
Y no a mí.
América es
 Solo una isla
Sin revolución
FUNKY PUNK

						
Hey
Que te cagan la pluma, funk
Que estás típica demente ojo
En tu casi mareo,
Que en un calibre de tanque
Tus restos lentos mojan
Que te cierran la boca, punk
Que mirá vos,
Mirá,
Las revistas te mandan
Que te mueven la cabeza también
En los “no quiero, no”
Que de los blancos
Gotean los negros,
Que te tiemblan en el canto, fan
Que para el sol
Te falta estepa,
Que para volar
Te sobran huesos,
Que te agarran la mano, funk
Y te llevan
Te llevan
ARRULLO

						
Hay un sol en vos:
Del ombligo la luz.
Una voz del arrullo
Da al río de los sueños
Hay un sol en vos:
De los ojos el cielo.
Dios
Te creo.
Tu voz nos arrulla
En el río de ensueño:
Del ombligo la luz.
AGUA RUSA

						
Aburrido,
Ignorado por ese gran ojo
Que todo lo mira,
Grito
Me grito
Y después salgo corriendo
Hacia el fuego.
En la clase me cubro los ojos
Cuando nadie parece mirarme
Grito
Me grito en el bosque
Total la foresta
Mueve sus silencios.
Las cruces se diseminan
Y los restos tatuados
Se pierden al caer
Al último pozo.
La piedra
Es la última caricia
Del mundo.
Yo grito
Me grito
Y espero a las alas blancas
En el agua rusa.
AGUIJÓN

						
Conozco la sombra
Y nada sé si es.
Mi alma en vuelo
Tengo por días.
Solo de brea
En el tiempo.
El aguijón se clava
En los dedos ligeros.
LA AZUL

						
La azul de litio
Está a la sombra
De una mañana de kilos
En la sangre.
Y el gas azul que tenía
Se quema en el alba
Derritiendo el recuerdo
Y la noche.
La azul falla oscilante
Quiebra el vuelo
Que late en las imágenes
Del dios instantáneo.
La azul ósea gracia
Está en la nada
En la yerma taza
Del dormir.
IGUANAS

						
Las iguanas besan 
Su infancia pobre
Las cosas 
Se están yendo
Tan distintas
Tan insanas.
Perdiéndolas.
Yéndose están
Del piso
       Del camino
              Del tiempo
Y dicen
       Dicen
              Dicen
Que van al sol
       Que mudan la piel
              Que dejan pobres
A sus viejas cáscaras.
Demudan las cosas.
RAZÓN

						
El dará al origen
Una voz
Una religión
Un camino
Un sol
Una estrella
Algo de la tierra
Una razón
Y el andar.
El dará a los pasos
La sombra previa.
CRISTO

						
No seré de acero
Como razones o leyes
Ni verteré los ácidos
Para aclarar misterios.
Los barcos bajo alas
Acompañarán
Mi acostarme del mar.
Un ademán parece el adiós
Que se repite
Y repite
Sobre el adoquín adormecido.
Pero
Ya no estaré
Para agonizar en los agostos agrios.
Seré agua, tierra, alma,
Recuerdos, clavo, bosque,
Y un águila de vuelo muy alto
Después de las agujas.
Ahí
Cada luz para
En los agujeros.
Ya ves
El ajedrez en el cielo
Del otro Cristo.
HUESITOS

						
Son tan distintos
El silbido del viento
Y el gemido del sur
Que se siente
La diferencia
En los huesitos.
Hay que oírlos crujir
Cuando se desprenden
En la noche
De esa oscura olla de barro
Donde se cuecen
       La soledad y la angustia
       El hambre y el ansia
       La conciencia y el olvido
       La memoria y el hartazgo.
Ah...
Los dedos me hierven
Bien hervidos
De tanto tacto al fango
Y en silencio se siente
El frío de todo el sur
Gemir
En los huesitos.
MARIA MAGDALENA

						
María Magdalena
Acerca velas y velas
Y su olor a rata célibe.
Yo rechazo sus senos
Que vienen
Y vienen
Pero beso
Y soy mortal
Otra vez.
Un santo éxodo comienza
Cuando me tiro en su maceta
Y juego con su taco.
Esa caricia
Derrota a la costura
Y se abre la herida.
Las sandalias mueren
En su deseo de riberas
María Magdalena
Juega enamorada
De mis pedazos
Y de los trozos dobles.
Los trazos de un mártir
       Como el Rabí,
Se caen del cielo de Nam.
Unas cuantas nubes
Son mi asilo.
RÁPIDOS

						
Empiezo a orarle
Dulcemente:
       Te quiero,
              Rosa salina,
       Nadie me enamoró así.
Pero es
La silueta de una trampa
Para dos rápidos.
HUELLAS/12

						
Las que tocan el cielo
O están cerca de las flores
Saben caminar la música
Sin hacer daño a las nubes,
Y 
Aunque nunca
       Nadie
Piensa en sus pies
Igual
       Igual
              Igual
Están flotando en almas
Sin quedarse cerca.
Solo se sienten
Huellas.
HUELLAS/13

						
En las manos
Llevo la historia
Y mi destino.
Cada marca está
Cada arruga dice
Cada huella
Da sentido
Al paso.
SOMOS

						
Somos brazos
Y nadamos el cielo
En vuelos sin alas
Lamemos los domingos
Increíbles para Dios
Con los brazos.
Somos ceros
Rosados ceros
De gemidos increíbles.
Estamos
Como estantes con ojos
Como fallas en la tierra
Abiertas al silencio
Somos llamas
Que no queman.
ALIVIO

						
Provengan del alcohol o no
Los alfileres marcan
Algo más que dedos
Más allá de la mano.
Las cruces de alabastro
Darán después
Alas quebradas al carozo.
Alivio.

Alivio es
Dejar escapar el alma
Por la boca.
PARTES

						
Las partes que somos
Terminan abriéndose
En partes.
En todas partes
Perdemos parte
De lo que fuimos.
Despedazados
       Desparramados
              Desordenados
                     Despartizados
                            Incompletos.
Nadie 
Está entero
Cuando parte.
CIELO/49

						
Todo es albor el cielo que
Ciego de sol viene en locura que
Es del aire mi viento y el aroma que
De la hojarasca parte del destino que
En la noche es grito del valle que
Sucio y negro nada en los ojos que
Esperan la sangre del albor que
 Es cielo y vuelve a tu nombre que
Dice y dice mi amor en cada rojo que
Es cielo que
Cielo que
MUELEN

						
Se muelen los pies
Luego las pantorrillas
Después las rodillas
Se muele el piso
Y se desmoronan
Los muslos
Al suelo.
Se muele
El centro de la tierra
En su fuego
En su lava
Se muele.
Todo es polvo
Alrededor de mi cabeza
Que se muele
Despacio
Despacio
Se muere.
RAÍZ DE NOGAL

						
Siéntome raíz de nogal
Córrome a iluminar
       La oscura playa explicada.
Plácenme los grises albatros
       Que dibujan el fondo del mar.
Angústiame la mirra
       Que va Usted a hacerle.
Úsanme husos de mil dedos
       En el hilado de la historia,
Ensúcianme los trenes lejos
       Con su humo del recuerdo.
Gústame la brea
       Aún en esta playa explicada
Cébame la yerba rara
       Como de matas escritas.
Relójame la soledad
       En los horarios de jirones.
Siéntome raíz de nogal.