Yanina Magrini

Directorio Inicio
PALABRAS PRELIMINARES

poética

      Tengo un yo poeta que tiene tantos ventrículos como bromas.

      Llega a casa conmigo, y con mi servidumbre, a buscar lo que no es suyo; después lo pierde, lo fisura, lo traiciona.

      La medida de mi poesía brusca y desenfrenada no depende del mundo que la comprenda ni del modo en que el psiquiatra estimule mi obsesión.
      
      No se escribe para llenar un espacio.
      
      Se escribe para dejarlo abierto. Abusarlo. Sufrir el encuentro con la palabra, traspasarla. Engendrar el silencio, fecundarlo y nombrarlo poema.

                  Mi poeta engaña sin engañarse.

                  Se sabe que entre nosotros no existe la musa; existe el sufrimiento irónico, áspero y conmovedor.
      
      Intuición.
      Escándalo.

      Grosería oscura    y    necesaria.

DATOS BIOBIBLIOGRÁFICOS

      Nació en en 1972, Río Cuarto, Provincia de Córdoba. Es integrante del grupo literario “pocas pulgas” y participa del taller de poesía del Licenciado José Di Marco.

Libros publicados

Poesía

  • miralo bien, C.I.E.N., 2002
  • cromosoma_en_jeans

Premios y distinciones

  • 1er Premio en el certamen internacional “Pablo Neruda III”, con la publicación del libro de poemas miralo bien
  • Ganó numerosos premios nacionales e internacionales

Antologías

Integra varias antologías poéticas y páginas en internet.

Colaboraciones

En diarios, revistas y otras publicaciones nacionales

.

Yanina Magrini
ymagrini@terra.com

POEMAS
miralo bien

Esto donde escribo no es papel,
es arena
              que escupe toda calma.
Sabor de tierra seca
apenas aliento de poca cordura
(borde roto del vaso,
 picazón de cicatrices).

Este papel que no es papel
es un personaje irreflexivo
que ha sido árbol,
                            defecto
                                        neurosis;

algo poco interesante
que ha bebido litros de café
y   huele
               a    alcohol.
experimento

						
Conozco
al hombre
anfibio.

Lo he visto 
transmutar
en  estado 
de excitación
constante.

Puedo sentir
en mi cuerpo
el límite
exacto
de su doble
instinto.
_  hora

						
Chupo un caramelo
que de a ratos
guardo en mi cartera.

Resto de pobre silencio
         con azúcar.

Me duele toda lógica

                                de sed

                                           y

                                              ausencia.
no me tomes en serio

						
Te digo que este tiempo deja
                                            mercurio
                           almíbar
                                            huellas de vidrio roto.

Pisa los escombros 
revienta las ciruelas
muerde los espejos
come 
           de mi uñas
bebe 
          de tu esperma.

Te digo que habrá más tiempo,
habrá preguntas que deberíamos olvidar
o no haber aprendido nunca.

Pero no creas todo lo que digo,
      no me tomes en serio;

la niña     todavía no se duerme.
si todo fuera por mi vecina

						
            Esta insufrible visión
de enrollar sábanas
me saca hasta las medias.
        
          Mientras un insecto casi vivo
me reclama un mundo de 40 watts,
mi vecina se despierta
y despierta a mis hijos
con un ladrido.

          Si fuera por ella,
jamás dormiría descalza 
en un círculo pensado.
          Si fuera por mí, 
volvería por el mismo zapatazo
que mi perro
                         nunca le devuelve.
podría ser

					
Y aún no se si soy águila o tormenta
o si soy un gran cántico
Rainer M.Rilke
       También podría ser un garabato desconocido, 
una imagen menos real
o una triste gotera 
por debajo de la mancha de humedad rosada.
      El rosa, dicen, es de mujer;
comparaciones inútiles entre 
lo que tenemos
y la dosis de homosexualidad 
que mezclamos últimamente.

Y aún no sé si soy
                                 agua o viento.

O si cargamos esencias diferentes.

      Pero el garabato,
la gotera
y mi sexualidad, 
le obligan a mi condición de mujer
a llevar la pretina en la cintura,
a conservar una sombra de machismo
entre las piernas
y por encima un
                               permiso
gracias
                 perdón 
                                 disculpe
como síndromes propios
de la buena educación.
presente / sin

						
Exprimir el ahora mismo
dejarlo seco en la memoria;
pájaro nunca escrito
                          doblado en tinta
                               quebrado.
  
  
  
Bello 
                estado de coma.
 Todo resto de cielo
(ahora mismo)
se respira como arena.
pequeño relato de un encuentro casual

						
¿Qué hace un cascarudo
con cara de jugador local
en mi tarro de basura
entre restos de yerba
dioses y adioses
vacíos cortantes
pollo a la portuguesa
corazón apretadísimo
cáscaras de mandarina
entregas desesperadas
puteadas irreversibles
hilos de mortadela
confrontaciones estúpidas
manzanas pasadas
                   propasadas
                             podridas
                                       re-podridas?

Viene de la extraña similitud 
entre la naturaleza mediocre
                                          y el ojo inquisitivo,
entre su mínima indiferencia
                                          y éste miedo de mariposa.

(Casi que puede comprenderme.)